Historia de diabetes: Mi red de apoyo me salvó

Esta corta nota la quiero dedicar a Mila y a todas esas mamás guerreras que la vida puso en mi camino, desde julio del 2014. Mi hijo mayor Carlos Gabriel fue diagnosticado con diabetes tipo 1 , nuestra llegada fue tormentosa y muy dolorosa, pues pensábamos lo perdíamos. Carlos estuvo enfermo las semanas previas y su pediatra nos dijo en 2 ocasiones que era el flu. Cada día se sentía peor hasta que finalmente el 21 de julio del 2014, decidimos llevarlo a la sala de emergencia del hospital de niños.

Allí con detalle explique sus síntomas y sin dudarlo la enfermera de triage supo que hacer. Midieron su glucosa y estaba en 869 mg/dl. Carlos se nos iba! Comenzó a vomitar, perdió el conocimiento y en menos de lo que jamas pude imaginar estábamos en cuidados intensivos. Su cerebro estaba sufriendo los efectos de la hipoglucemia y la cantidad de cetonas era altísima.

Teníamos algo de idea de que es la diabetes tipo 1, pero no sabíamos cuales eran sus síntomas ni como cambiaría nuestra vida después de esa noche. Pero antes de pensar en eso teníamos que asegurarnos de que Carlos no hubiera sufrido daños que dejaran secuelas en su cuerpo.

Afortunadamente no hubo secuelas permanentes, si tuvimos una larga estadía en el hospital y desde ese momento una de las enfermeras del hospital me habló de esta página y de otros grupos de  apoyo. Sin ellos no hubiéramos sobrevivido, pues mi esposo y yo estábamos devastados y muy asustados.

Han sido tantos los consejos, el apoyo y las palabras de aliento que nunca sentimos que nuestra familia no podría sobrellevar la diabetes de Carlos. No ha sido fácil el proceso de conseguir planes médicos que nos cubran todo, pero lo que no cubre lo apelamos. Somos los mejores “advocates” de Carlos.

En 2 días Carlos se gradúa de escuela superior y comienza su vida universitaria, una etapa de muchos cambios y nuevos retos. Para nuestra conveniencia y paz mental fue aceptado en una universidad en nuestra ciudad y aunque se mudará a vivir en el campus, podremos verlo cuantas veces queríamos y sabe que estamos aquí para lo que necesite.

La vida en ocasiones nos hace vivir situaciones que nos sirven para crear y aprender a valorar lo que tenemos. Gracias Mila y ese gran grupo de apoyo que tanto me ha dado. Gracias por ayudarnos a crear una base fuerte y por ser parte de nuestra historia.

XOXO,

Irene Vengoechea