Historia de diabetes: De profesional de salud a mamá de una dulce guerrera

No saben que gusto es para mi compartir nuestra historia, la que comenzó hacen 8 años, bueno historia con diabetes pero mi envolvimiento en el mundo de la diabetes mucho antes. Me llamo Linda Contreras, soy dietista registrada en Carolina del Norte y desde que estudié me comprometí a ayudar a los niños con diabetes tipo 1 y sus familias; esto desconociendo lo que me deparaba el futuro.

An el 2009 mi hija Carolina fue diagnosticada con DT1, tenía 6 años entonces y como dicen en mi isla Puerto Rico fue un baño de agua fría. Jamás es lo mismo cuidar y ayudar a otras familias que pensar que es tu hija la que de ahora en adelante vivirá con esta compleja condición  de salud. Me encontré en una guerra interna conmigo misma, pues trataba de decirme lo que le digo a mis familias; “Todo estará bien, lo que nos resta hacer es educarnos”. Jamás imaginé que ni yo misma me podría creer esas palabras. Pero tuvimos que enfrentarlo en familia y sobrellevarlo.

El diagnóstico de Carolina, me hizo cambiar la manera en la que educo y como le hablo a las familias. Ahora me dedico a conocer a las familias, sus historias, sus retos, preguntas y basado en eso desarrollamos el plan de trabajo para los niños. Hoy día Carolina es una adolescente feliz y muy activa; juega volleyball y le fascina dibujar; como familia hemos aprendido a trabajar como equipo y nos apoyamos unos a otros.

El vivir con la DT1 en casa cambio mi forma de pensar y el ver como mi esposo también dijo manos a la obra me inspiro a motivar a los papás a ser parte activa de esta labor. En mi clínica tengo clases individuales, familiares y recientemente comenzamos unas reuniones para los papás. La diabetes afecta a toda la familia!

Como les dije mi pasión fue siempre la diabetes tipo 1 y desde que Caro fue diagnosticada se pueden imaginar cuanto más me apasiona.  Me encantaría ver que otras clínicas crearan currículos de educación inclusivos e interactivos a todos los miembros de la familia. Los dejo con esta frase que tenemos que incluir en nuestras vidas con diabetes tipo 1: “Para que los cambios tengan un valor verdadero deben ser consistentes y duraderos.” Mucho ánimo y recuerda no estamos sólos.