Historia de diabetes: Los descuidos pueden ser muy peligrosos

Saludos estimadas familias. Mi nombre es Rafael, vivo en Panamá y vivo con diabetes tipo 1 hacen 15 años. Quiero contarles algo que me sucedió hacen unos 9 meses y espero les sirva de ayuda. Soy Ingeniero de Informática para una compañía multinacional de programado computadoras. Aunque siempre tratamos de establecer fechas de terminación de proyectos conservadoras, en ocasiones las cosas se complican y los horarios de trabajo terminan siendo una locura.

Eso fue exactamente lo que sucedió el 12 de abril del 2016, teníamos que terminar una instalación enorme para una empresa y el ultimo día cuando ya pensábamos que todo estaba listo nos dimos cuenta de que algunos equipos necesitaban actualizaciones y otros no estaban trabajando correctamente. Trabajé horas sin parar y confieso deje a un lado mi cuidado de diabetes, comía y estimaba los carbohidratos , si me sentía un poco bajo tomaba algo, pero en realidad nunca me detuve a medirme como Dios manda.

Salí de la empresa alrededor de las 4:00 de la madrugada, cansado, soñoliento y no medí la glucosa antes de manejar. Tome esa decisión pues hacia apenas unos 50 minutos había “tratado” una hipoglucemia (sin medirme) y pensé que podia llegar a mi casa sin problemas. Fue un grave error!

Commence a sentirme mareado, tenia palpitaciones y aunque sabia era una hipoglucemia no me detuve a medir mi glucosa. Sentía un sueño que apenas me permitía ver el camino, me sentía zombie. Me detuvo un agente policial y lo único que recuerdo que le decía era que me sitia muy cansado y necesitaba dormir.

Ahora les cuento lo que pasó y lo que yo no recuerdo… El policía me dijo que me bajara del auto y al parecer no tenia balance, habla incoherencias y el policía asumió que estaba manejando en estad ode embriaguez. Entre las cosas que me dice el policía que decía era que necesitaba medir mi glucosa, dice que le pedía por Coca Cola o azúcar. Afortunadamente el agente había llamado a otro agente para que lo ayudara a lidiar con el “borracho” y este oficial tenía una Coca Cola en su auto.

Tuve mucha suerte de que el policía que intervino conmigo pudo atar algunos cabos sueltos rápido… Me decía que no olía a alcohol, que había revisado mi auto y no vio nada de alcohol; y que hacia un tiempo alguien le había comentado que durante hipogluemias hay conductas muy similares a la de estado de embriaguez.

Mientras tomaba la Coca Cola el otro policía encontró mi glucometro y demás suplidos, su mamá vive con tipo 2 y sabia como hacer la glucometria. Mi glucosa estaba en 28 mg/dl! Por supuesto mi cerebro no estaba trabajando de manera correcta. Los oficiales de la police llamaron una ambulancia para asegurarse de que me revisaran y todo estuviera en orden.

Una vez comencé a sentirme mejor y de que los paramédicos me revisaran, uno de los agentes me acompaño hasta mi casa y me dijo; “Hermano, compresa una de esas pulseritas que te identifiquen como diabético. Si no nos hubiéramos dado cuenta, terminabas arrestado y posiblemente muerto”. Sus palabras quedaran permanente en mi cabeza, de más está decir que desde entonces utilizo mi identificación médica y por más cansado que esté antes de manejar SIEMRPE mido mi glucosa.

Ustedes tienen o tendrán dulces guerreros que manejaran autos, enséñenles la necesidad e importancia de hacerlo. Un caluroso abrazo desde Panamá.