Historia de diabetes: La diabetes de mi abuela

Me llamo María Julia, tengo 17 años y vivo en Miami. Nací en Santo Domingo y crecí escuchando las historias remedios de diabetes de mi abuela y sus hermanas. El te de no se qué, la hoja de otra y así pensaban ellas su diabetes tipo 2 se mantenía controlada. La realidad fue una muy cruda, pues hoy día tienen muchas complicaciones de salud provocadas por el mal manejo de su diabetes.

A los 11 años fui diagnosticada con diabetes tipo 1, me vi muy enferma y pasé muchos días en el hospital. Recuerdo que las semanas después de mi diagnostico mi abuela llegaba a casa con unos teces y mezclas horrorosas, mejunjes que me hacia tomar para supuestamente curar mi diabetes. Como se imaginarán nada sucedió!

He logrado adaptar mi estilo de vida a mi diabetes, mi pasión es bailar y después de mi diagnóstico algo tuve muy claro, no lo dejaría. No les niego en ocasiones es complejo el manejo pues toca mucha organización antes y durante los largos días de entrenamiento las hipoglucemias en la noche pueden bastante molestosas.

El pasado año tome la decisión de que estudiaría para convertirme en enfermera de geriatría con especialidad en diabetes y nutrición. Mi inspiración fue ver como mi abuela y sus hermanas no tuvieron la educación de diabetes correcta y sin quererlo provocaron que su salud se deteriorara. Algo también quiero hacer con los niños, pero me apena como hay tantos hispanos mayores que viven con diabetes tipo 2 y desconocen tanto de su condición de salud.

Como parte de mi trabajo comunitario, he sido voluntaria en una comunidad de personas mayores y he visto como la falta de educación ha causado tanto daño. Muchas de estas personas mayores no hablan inglés del todo o no entienden a cabalidad las conversaciones que tienen con sus médicos.

Sí, muchas veces he deseado no haber conocido mi diabetes tipo 1, pero dentro de todo he entendido que tengo mucho por hacer. Si no hubiera tenido que educarme acerca de como cuidarme, jamás hubiera entendido que la importancia de la educación y hubiera seguido bajo la creencia que la diabetes en cualquiera de sus tipos no es una condición seria.

Un fuerte abrazo y espero en el futuro compartirles mis experiencias como enfermera y educadora de diabetes.