Historia de diabetes: Formando mi familia

Hacen 7 años me casé con el hombre de mi vida, fuimos novios por 5 años y estuvo conmigo desde mi diagnóstico de diabetes tipo 1. Carlos ha sido mi apoyo, mi coach y quien está ahí durante esas largas noches en las que la glucosa no va como quisiéramos. Soy diseñadora gráfica y Carlos es chef, juntos hemos logrado aprender a comer de manera muy saludable pero muy sabroso.

Tener el apoyo de Carlos y sus mimos y amor demostrado a través de sus suculentos platos ha hecho de mis hábitos alimenticios unos muy diferentes a los que eran. Hacen 3 años decidimos comenzar a ampliar nuestra familia y no ha sido NADA fácil.

Les adelanto que hoy les escribo mientras miro a Carlos Miguel y a Carla Sofía dormir en sus cunas, hoy día tienen 5 meses y son mi mayor tesoro. Previo a ese embarazo tuvimos 4 embarazos que no se lograron, mentalmente estaba destruida y aunque no tenía relación directa con mi diabetes tipo 1 algo de ella le salpicaba.

Visite varios OB GYN hasta que conocí una que sabe como manejar los embarazos de nosotras las mujeres con diabetes tipo 1. Encontramos que genéticamente mi esposo y yo tenemos una incompatibilidad que provocó la perdida de los embarazos previos. Cómo le haces cuando tanto tu esposo como tu saben que quieren un familia?

Consideramos adoptar, inclusive comenzamos el tramite; uno que es agotador y muy lento. En medio de nuestro proceso de adopción mi doctora me sugirió realizar una fertilización in-vitro luego de unas exhaustivas pruebas genéticas a algunos de mis óvulos. Gracias a la tecnología lograron identificar 3 óvulos que si tendrían chance de ser compatibles con mi esposo. Fue un proceso largo, de muchas emociones y muy costoso.

Pero gracias a ese procedimiento hoy tenemos en casa a estos dos seres que tanto amamos. Ahora, manejar mi diabetes durante esta etapa fue increíblemente difícil. Mi manejo de glucosa cambió completamente, requería dosis de insulina que JAMÁS hubiera imaginado mi cuerpo toleraría y cada bolo que enviaba lo hacía temblando pues temía una hipoglucemia severa.

Uso una bomba de insulina hacen 5 años, pero justo antes de comenzar este embarazo mi doctora me recomendó el MCG. Fue ciertamente lo mejor que pude haber hecho, pues mi requerimiento de insulina subió como nunca y esto me daba la seguridad de poder ver que pasaba y actuar.

Esas veces en las que mi glucosa estaba más alta de lo normal me ahogaban los pensamientos negativos e imaginaba como mis bebés podrían sufrir las consecuencias. A los 5 meses comencé a visitar una psicóloga pues estaba demasiado estrenada y no estaba disfrutando esta etapa de nuestras vidas que debía ser una maravillosa.

No es fácil llevar un embarazo de gemelos a termino y mucho menos cuando vives con diabetes tipo 1, pero gracias a Dios, a mi doctora y familia fue posible. Los mellizos nacieron a las 37 semanas, todo un logro para un embarazo multiple y mi maravilloso chef personal consintiendo mis antojos de manera saludable y moderada.

La vida nos juega feo en ocasiones y nos hace pensar que no valemos o servimos, pero no podemos dejar que esos pensamientos nos dominen. En cuatro ocasiones tuvimos que recibir la peor noticia que unos padres que están esperando bebés pueden escuchar, cada una más dura que la anterior. Pero no nos rendimos!

Seguimos con los planes de adopción, pues queremos darle la oportunidad a un niño sin hogar a que crezca en hogar donde lo amarán y cuidaran siempre. Pero esta vez tengo una pedido especial, quiero adoptar a un niño o niña que viva con diabetes tipo 1. Es hora de devolver todas esas bendiciones que la vida me ha dado a mi.