Historia de diabetes: Señora, su hijo tiene diabetes tipo 1

El 9 de junio del 2014, hacia apenas 1 semana que Marcelo había terminado el año escolar y comenzaba a disfrutar sus vacaciones de verano, estaba feliz porque había pasado a 7mo grado. El viernes a la noche me pidió pop corn, le prepare una bolsa y se sentó a mirar una película con sus hermanos mayores. Se acostaron tarde esa noche, y el sábado a la mañana despertó sin apetito, no quiso desayunar, me comento que le dolía la panza, yo pensaba que el pop corn de la noche anterior.

Al mediodía seguía igual y le di un medicamento para el estomago…así transcurrió el sábado. Marce no comió nada ese día, le compre Sprite y Ginger Ale porque eso le caía bien al estomago. El domingo fue exactamente igual al sábado y yo convencida que era un ataque al hígado. Tenía dolor de estomago, dolor de cabeza, me pedía bebidas frías, con hielo, y el domingo a la tarde durmió bastante…No me llamo la atención que siguiera inapetente…con un ataque al hígado nadie tiene hambre.

El lunes llegué del trabajo a la 1 de la tarde y Marce seguía durmiendo. Lo desperté y le dije que nos íbamos al hospital, ya hacia 3 días que estaba mal y no había mejoría. El medico escuchó los síntomas , lo reviso y me dijo que iban a hacerle examen de orina y sangre, esperamos 1 hora por los resultados, cuando regresó me miró y me dijo; “Señora, Marcelo tiene diabetes tipo 1”. Su glucosa estaba en 360. Le dije que tenía que haber un error, que nadie en mi familia tenía eso ni en la familia del padre tampoco…realmente yo no tenia idea de que me estaba hablando ese médico…no sabía absolutamente nada de la DT1….

Me dijo que tenían que trasladar a Marce al hospital de niños de Orlando , le dije que si, que estaba bien que lo llevaba y me dijo; “No señora, tenemos que llevarlo en ambulancia, lo tenemos que estabilizar”. Ahí recién entendí que era algo serio y me asusté mucho.

Estuvo 3 días internado y yo junto a él tratando de aprender todo lo que me enseñaban. Marce salió del hospital inyectándose él mismo la insulina. Durante esos días de internación hablé mucho con el, tenía 13 años en ese momento y comprendió y acepto enseguida su condición. No voy a negarles que yo quizá fui muy bruta al decirle que de aquí en adelante la insulina iba a ser la vida de el….o se moría. Pero como madre siempre he hablado muy claro y de frente con mis 3 hijos.

Hoy día Marce tiene 15 hermosos años y siempre esta pendiente de su salud, es responsable, se cuida, hace deportes, juega video games, cuando no esta seguro de algo que va a comer me pregunta y junto lo resolvemos, hasta me enseña a mi!!!! Hace 8 meses que tiene la bomba de insulina y el CGM y eso lo ha ayudado a vivir mas cómodamente.

Tratamos juntos de aprender a diario sobre esta condición, no dejamos de informarnos y por supuesto de seguir todo lo que el endocrino nos dice.

Hoy, después de 2 años del diagnostico, miro atrás y recuerdo el miedo y la culpa que sentí en ese momento. Estaba convencida de que yo era la culpable por darle  quizá comidas que no eran sanas, esa culpa era demasiado pesada para mi, hasta que la doctora habló conmigo en el hospital y me hizo comprender lo que es esta condición…

Marce, mami te ama y siempre voy a estar a tu lado, juntos como desde el primer día!!!!

Y a ustedes les digo que con amor, dedicación, respeto y sobretodo con educación, mucha educación. Es el arma que tenemos para poder mantener a la “Tía Betty” dentro de los limites que tiene que estar, aunque todos sabemos que no es fácil…. SE PUEDE!!