Héroes de diabetes: Damiana

Damiana Sisto¿Quiénes son nuestros héroes de diabetes? Tal vez todavía nuestros chicos no tengan la misma opinión que nosotros, pero para mi los héroes de diabetes son esos adultos que a pesar de un diagnóstico muchos años atrás, posiblemente durante su infancia, cuando las insulinas no eran tan eficientes como las de hoy día, las pruebas de glucosa eran a través de la orina con unos resultados muy imprecisos, haciendo su día a día mucho más difícil, hayan decidido cuidarse y mantenerse saludable.

¿Por qué los considero héroes de diabetes? Por que aun en circunstancias adversas y difíciles, decidieron tomar el control de su diabetes, cuidarse y esforzarse por un futuro saludable.

Hoy les quiero presentar a Damiana, una heroína de diabetes que vive en Argentina. Aquí su relato…

Hola, mi nombre completo es Damiana Constanza Sisto, tengo 39 años, nací y vivo en Caba, Argentina. A los 3 años me diagnosticaron diabetes tipo 1. Siempre me trataron en el Hospital Durand, con el Dr. Mauricio Jadsinski. A los 6 años de edad estuve internada con un coma farmacológico, ya que padecí un síndrome nefrótico del cual me recuperé con estimulación y corticoides. Finalmente a los 9 años me dieron de alta de este tratamiento.

Usé la primera insulina bobina, que dejaba pozos en la piel. Eran agujas muy largas y jeringas muy grandes y el medidor de glucosa era del tamaño de una “notebook” (nada práctico). Después, utilice la insulina porcina y por último, antes de mi primer embarazo, la insulina humana. Cada vez las dosis fueron menores, de casi de 150 unidades diarias, hoy utilizo 24.

Cuando pensé que quería ser madre, me aterré!!! Desde chica, supuse que nunca iba a poder lograrlo. Mi primer embarazo (Aldana) fue a los 21 años; me entero después de una cetoacidosis, estaba muy delgada y para mi fue una gran sorpresa. Comencé a tener mucho miedo; era relacionado con mi vida y la vida de mi bebé. Pensaba que podía quedar ciega y me imaginé muchas cosas negativas. Mi madre había fallecido y me sentía muy sola. Quizás ese miedo hizo que me cuidara hasta cuando tomaba agua!! Aumenté solo 7kg (15 lbs) y mi hija nació de 38 semanas, por parto natural. Durante mi segundo embarazo (Camila) aumente mucho más de peso. Ya creyendo que todo conocía, comía y me aplicaba más insulina, sin pensar en mi peso. En el ultimo embarazo (Julian) y ya con 37 años, por primera vez utilicé una infusora de insulina. Mis dos primeros hijos sufrieron de ictericia y los tres nacieron con hipoglucemia y fueron controlados en neonatología,. Los lacté a los tres pero el que más tomó fue Julian, hasta el año y medio.

Hoy día me trato con una especialista, nefróloga, ya que uno de mis riñones no está funcionando al 100%, mantengo un tratamiento de medicamentos, mucha agua,una alimentación baja en proteínas y asisto al gimnasio 3 veces por semana.

Las personas con diabetes vivimos con nuestra enfermedad, no vivimos para nuestra enfermedad. No debemos asustarnos, ni preocuparnos, sino ocuparnos. Aceptar la diabetes es el secreto para vivir con ella. Buscar médicos que nos enseñen, nos tranquilicen, nos guíen y nos escuchen. Comer algo rico cuando tenemos ganas, enseñarle a nuestra familia a conocer la enfermedad y saber que si se puede!

Claro que si se puede, claro que nuestros chicos podrán alcanzar sus metas si se lo proponen. Hay que echarle muchas ganas y aprender a vivir, aprender a sonreír y aprender a vivir con diabetes.

Si gustas compartir tu historia, escríbenos a mila@jaime-dulceguerrero.com.