Fundamentos de la nutrición y el manejo de diabetes tipo 1

Cuando tu hijo es diagnosticado con diabetes tipo 1, es fácil dejarte llevar por la idea de comenzar la famosa dieta para diabéticos. Pero, la realidad es que las necesidades dietéticas de tu hijo son las mismas que las de un niño que no tiene diabetes. Por supuesto, ciertas cosas cambian y tenemos que entender la importancia del contenido de carbohidratos en los alimentos, para luego aprender el concepto del conteo de carbohidratos.

Fundamentos de Nutrición

Comenzamos con lo más básico, NO hay tal cosa como una dieta para diabéticos. Es por eso que nuestros dulces guerreros deben recibir una nutrición balanceada y nosotros debemos buscar maneras de proporcionarla.

Hay 3 nutrientes principales en los alimentos: grasas, proteínas y carbohidratos. Estos nutrientes afectan la glucosa de diferentes maneras.

Grasas: Normalmente, las grasas no se descomponen en glucosa (azúcar) en sangre, y en pequeñas cantidades no afecta los niveles de glucosa en sangre. Pero la grasa retrasa la digestión, y esto puede hacer que la glucosa en sangre aumente más lentamente de lo usual. Después de una comida rica en grasa, la glucosa en sangre puede elevarse hasta 12 horas después de la comida. La pizza es un ejemplo de este tipo de comida.

Proteínas: La proteína no afecta la glucosa en sangre a menos que comamos más de lo que nuestro cuerpo necesita. En la mayoría de los casos, sólo necesitamos alrededor de 6 onzas o menos, en cada comida.

Carbohidratos: Los carbohidratos afectan la glucosa en la sangre más que cualquier otro nutriente. Todos los carbohidratos en los alimentos se convierten en glucosa en sangre y entran en el torrente sanguíneo a un ritmo mucho más rápido que las grasas y las proteínas. Los carbohidratos suelen estar fuera del torrente sanguíneo en 2 horas. Es por eso que es recomendable medir los niveles de glucosa en sangre 2 horas después de la ingesta de alimentos.

Conteo de Carbohidratos, Planes de Comidas y Ajuste de la Insulina

Para las personas con diabetes tipo 1, es esencial saber la cantidad de carbohidratos de cada alimento. La cantidad total de carbohidratos determina la dosis de insulina. Desafortunadamente, no existe un régimen de insulina que trabaje de la misma manera para todas las personas. Dos niños con la misma edad y peso, pueden necesitar diferentes cantidades de insulina. Tu equipo médico determinará la dosis apropiada para tu hijo tomando en cuenta varios factores.

Hoy día es bastante sencillo determinar la cantidad total de carbohidratos en la comida, ya que todos los alimentos envasados ​​traen la etiqueta nutricional con el contenido de los carbohidratos en cada porción. Por eso es muy importante aprender a leer esta etiqueta de manera correcta. Si la comida no tiene la etiqueta nutricional, pídele al dietista recursos que tengan el conteo de carbohidratos de los alimentos más comunes.

Las personas responden de manera diferente a los carbohidratos. Es por eso que trabajar con un nutriólogo y/o educador de diabetes hará de este proceso uno más fácil de entender y ajustar. Se desarrollará un plan de comidas balanceado para tu hijo basado en sus preferencias alimentarias, necesidades nutricionales y el tratamiento con insulina. Algunos tratamientos de insulina requieren una cantidad determinada de carbohidratos en cada comida, mientras que otros permiten más flexibilidad.

Fibra y la Dieta de Diabetes Tipo 1

La fibra es importante para cualquier plan de nutrición. La fibra se encuentra principalmente en frutas, verduras, frijoles y granos enteros. La fibra puede reducir el colesterol en la sangre, ayudar en el control de peso, y mejorar los niveles de glucosa en sangre, al retrasar la absorción de glucosa.

Cuando hagas el conteo de carbohidratos, si el alimento contiene más de 5 gramos de fibra dietética, hay dos maneras de restar esa cantidad del total de carbohidratos. La primera es  restar la mitad de los gramos de fibra dietética de los gramos totales de carbohidratos, y la segunda es restar la cantidad de los gramos de fibra dietética de los gramos totales de carbohidratos. Prueba ambos métodos para decidir cual trabaja mejor en tu caso específico.

Aprender el conteo de carbohidratos es necesario, pero debemos entender que no siempre va a trabajar a la perfección. Podemos comer el mismo alimento en días consecutivos, enviar la misma cantidad de insulina, y tener resultados distintos en los niveles de glucosa posprandial (dos horas después de cada comida). Por eso es muy importante medir la glucosa posprandial y atrevernos a enviar un bolo de corrección de ser necesario y así evitar que la glucosa se eleve demasiado después de las comidas. El monitoreo de la glucosa es el compañero perfecto de un buen conteo de carbohidratos.