El tiempo cura heridas

7 años con diabetesEl tiempo cura heridas, el tiempo nos da experiencias y cambia nuestra manera de ver las cosas. Ayer domingo 2 de junio, se cumplieron siete años del diagnóstico de Jaime; siete años desde el momento que sentí que la peor de las tormentas azotaba la vida de mi familia. Hoy, siete años más tarde, la tormenta se ha convertido en llovizna constante que nos recuerda su existencia, pero mi familia y sobretodo mi hijo ha aprendido a vivir, disfrutar y ser feliz bajo la lluvia.

Durante estos siete años hemos hecho más de 30,660 monitoreos de glucosa y enviado más de 7,665 bolos de comida. Son 2,555 días de convivencia con la diabetes tipo 1 en los que he llegado a detestar a la Tía Bety con todas las fuerzas de mi cuerpo y otros en los que la Tía Bety es sólo una vaga sombra en nuestro entorno familiar.

Ayer fui reviviendo cada memoria de aquel 2 de junio de 2006; ¿dónde, qué y con quién almorzamos ese día? Me acuerdo de lo que empacamos para nuestra estancia en el hospital. Aún siete años más tarde, todo está muy a flor de piel, muy claro en mi mente. Recuerdo aquella sala de emergencias fría en el hospital, la camilla donde Jaime pasó la noche y la mano de mi esposo dándonos apoyo en todo momento (estando él tan asustado y preocupado como yo).

el tiempo cura heridas, diabetes tipo 1

Sentimientos encontrados. Me siento tranquila de ver a mi hijo crecer feliz, saludable y empoderado de su condición, pero a la vez me siento un poco triste pues hubiera querido NO conocer y mucho menos convivir con la Tía Bety.

Una mamá me preguntó hace poco que cuando se deja de llorar por el diagnóstico de diabetes tipo 1 de un hijo… Aprendemos a vivir, volvemos a sonreír y nuestras metas se definen, pero creo que siempre algo provocará esas lágrimas y sentimientos; puede ser una noticia, puede ser el escuchar alguna historia relacionada a este condición o puede ser la frustración que provocan los días no tan sencillos de manejar.

Nuestros días NO son perfectos, nos falta un mundo de cosas que aprender y experiencias por vivir y compartir; cada una nos lleva a cuidar mejor de Jaime y estar más cerca de nuestra meta…su futuro. Un futuro saludable.

Ayer, celebramos la vida de Jaime, celebramos nuestra fortaleza como familia y celebramos que cada día que pasa es un día más cerca para la cura de la diabetes tipo 1.

4 thoughts on “El tiempo cura heridas

  1. Dorys Milena

    Muchas, muchas Felicidades por la hermosa Familia UNIDA que son. Creo que uno ningún día desde el día de inicio deja de llorar en silencio, nisiquiera compartido .

  2. Ana

    Hola a mi me la diagnosticaron con 12años,ahora tengo 33y aunque he tenido momentos mejores y otros peores se puede vivir bien. hoy por hoy sigo estando bien y saludable y mi único problema de salud es la diabetes .

  3. Sonia Seda

    El tiempo cura las heridas, sí; pero el conocer el problema y cogerlo por los moños es lo que nos ayuda a salir adelante. Muchas bendiciones!

Comments are closed.