El páncreas artificial, una opción real.

Cuantos de nosotros esperamos ese algo, que mejore la calidad de vida de nuestros niños pacientes de diabetes tipo 1. Ese algo, que nos brinde más exactitud en su tratamiento, algo que nos ayude a prevenir episodios de hipoglicemia e hiperglicemia. Esa herramienta puede ser un nuevo medicamento, nuevos tratamientos y hasta nuevo equipo médico. Vivimos en una era tecnológica muy adelantada, en la cual casi todo puede ser controlado por una computadora. Gracias a un grupo de investigadores, el tratamiento de diabetes tipo 1 no está lejos de los beneficios tecnológicos. Actualmente se está desarrollando una nueva alternativa que promete ayudar en el control de la diabetes tipo 1, con la ayuda de una bomba de insulina y un medidor continuo de glucosa. Les estoy hablando del páncreas artificial. No es un órgano computarizado que va dentro del cuerpo del paciente, ni nada sacado de una película de ciencia ficción. La primera vez que Jaime nos escuchó hablar del páncreas artificial su reacción fue, “¿Me tienen que operar y poner eso adentro?”.

El páncreas artificial se puede definir como una especie de circuito cerrado, este contará con una bomba de insulina y un medidor continuo de glucosa, que se comunicarán entre sí de manera inalámbrica. El medidor continuo de glucosa es un pequeño sensor que va insertado debajo de la piel y mide los niveles de glucosa cada 5 minutos, haciendo posible reconocer los patrones de aumentos o disminuciones en la glucosa de la sangre. El páncreas artificial y el medidor continuo de glucosa tienen un controlador (el cerebro del sistema) que maneja la administración de la insulina en la cantidad necesaria en ese momento preciso. Esto se logra a través de unos algoritmos matemáticos y las lecturas de los niveles de glucosa del paciente en ese momento. Tendríamos 3 aparatos trabajando de manera conjunta en la búsqueda de glucosas controladas y estables. Los medidores continuos de glucosa demuestran con una flecha el patrón de la glucosa en la sangre, la flecha hacia abajo indica que los niveles de glucosa van en descenso, la flecha arriba indica que la glucosa esta aumentando y la flecha horizontal indica que los niveles de glucosa en la sangre están estables. ¿Pudieras tu o tu hijo estar el día entero haciendo los cambio necesarios en aumento o disminución de insulina de acuerdo a las lecturas del medidor continuo de glucosa? Es casi imposible, eso nos demuestra la necesidad y lo beneficioso del páncreas artificial.

Son varios los grupos de investigadores trabajando en el proyecto del páncreas artificial. Hasta ahora se han demostrado dos opciones en la manera de proveer el tratamiento. El primero utiliza solamente insulina para el control de la glucosa. El otro utiliza un tratamiento bi-hormonal, utilizando insulina para controlar la glucosa y la hormona Glucagon para tratar las hipoglicemias. Con el tratamiento bi-hormonal el paciente recibirá pequeñas cantidades de Glucagon para subir la glucosa en la sangre y evitar esos peligros episodios de hipoglicemia severa.

Estudios demuestran que el 70% de los episodios de hipoglicemia severa ocurren en la noche mientras el paciente duerme. Estoy segura que habrás escuchado historias de pacientes que se van a dormir y cuando despiertan lo hacen en el hospital o sufriendo los efectos de la inyección de Glucagon por haber experimentado un episodio de hipoglicemia severa. Peor aún es cuando estos pacientes nunca despiertan y mueren mientras dormían. Se estima que 1 de 20 pacientes de diabetes tipo 1 muere a causa de estos episodios. Personalmente esto es una de las cosas que más me preocupa de la condición de Jaime, hay noches en las cuales le hago la prueba de glucosa varias veces. Los estudios indican que el páncreas artificial puede reducir los episodios de hipoglicemia en un 75%, para mí esto es súper alentador.

Más alentador aún es saber que la compañía Insulet, los creadores de la bomba de insulina Omnipod son parte de este gran proyecto. Esta es la bomba de insulina que Jaime ha utilizado durante el pasado año y los resultados han sido maravillosos. El páncreas artificial creado por Insulet contará con el pod que actualmente utilizamos, medidor continuo de glucosa y el PDM (Personal Diabetes Manager), actualmente la computadora del Omnipod. Me provoca mucha emoción leer y saber que dentro de un tiempo con toda probabilidad este proyecto se convierta en una realidad.

¿Qué falta? En el caso de Puerto Rico y Estados Unidos, necesitamos que la FDA (Food and Drug Administration) apruebe el sistema y de luz verde para comenzar a utilizarlo. En Europa ya hay pacientes que comenzaron a participar en la fase experimental con este sistema. Es por eso que te exhorto a que te unas a la campaña del JDRF, esta organización se dedica a realizar estudios que busquen mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes y como meta lograr la cura de la diabetes tipo 1.

Si haces click en “Firma la petición” te llevará a la forma que se esta presentado a ante el FDA para que agilice la fase experimental y luego su aprobación. Firma la petición.

Seamos parte de la gran comunidad que busca mejorar el bienestar de nuestros chicos. Los adelantos tecnológicos están, solo falta que sean aprobados. No nos conformemos con el tratamiento actual, vamos a sacarle provecho a la tecnología y estas brillantes mentes que tan arduamente han están trabajando para hacerlo posible.