El coraje y frustración que provoca la ignorancia

La semana pasada leí dos noticias que me provocaron mucho coraje y frustración. En ocasiones este tipo de noticias nos recuerda la necesidad de continuar nuestra labor de educar, apoyar y empoderar, y son la gasolina para el motor que nos mueve. No uno, sino dos niños perdieron la vida por la irresponsabilidad e ignorancia de sus padres ( sin mencionar las personas sin escrúpulos que venden curas que no existen), que aparentemente andaban en la infructuosa búsqueda de una cura para la diabetes tipo 1.

La diabetes tipo 1 no se quita con hierbas, con dietas extremas o peor aún con terapia de golpes. En estos momentos NO existe una cura para la diabetes. Esta realidad no ha sido entendida y aceptada por todas las familias tocadas por la diabetes, y aunque puedo entender el deseo para una cura, no podemos olvidar que ponemos la vida de nuestros hijos en riesgo si no incluimos la insulina en la terapia de nuestros dulces guerreros.

Agradezco a todos esos amigos que me envían enlaces o noticias de alguna hierbas o tratamientos alternativos para “curar” la diabetes de Jaime. Pero deténganse a pensar por un momento, si la cura de la diabetes tipo 1 fuera tan sencilla, ¿creen que esta condición ya no existiría? ¿No creen que de ser cierto, ya Jaime estaría curado? Recuerden, estamos hablando de diabetes tipo 1 donde el páncreas no produce insulina y somos nosotros (los padres) los responsables de administrar la insulina, tratando de imitar la función del páncreas de nuestros hijos.

Daría lo que fuera por una cura definitiva, pero para mi, la cura NO es lo más importante ahora mismo. Mi ahora es el valor de glucosa que refleja el medidor continuo de glucosa de Jaime y asegurarme que los niveles se mantengan en su rango la mayor cantidad del día, durante todos los días del año. Mi ahora es educarlo de la mejor manera posible para que él vaya aprendiendo a manejar su diabetes, con el propósito de que pueda vivir una vida plena y feliz.

Cuando nos lleguen mensajes de esas curas mágicas, nuestra respuesta puede ser la siguiente:

  • La diabetes tipo 1 NO se cura con hierbas, ni hay tratamientos alternativos. La insulina es nuestra única alternativa.
  • La diabetes tipo 1 NO se puede manejar solamente con dieta y ejercicio.
  • Como cualquier otro niño de su edad, los niños con diabetes tipo 1 necesitan una alimentación balanceada y saludable para su desarrollo, por lo que los planes alimenticios extremos NO son recomendables para ellos.

No olvides, somos parte de la cadena que comparte información correcta; no permitamos que se rompa.