El acoso es más dañino que el abuso infantil y la negligencia

Cada vez escuchamos más estos términos; “bullying o acoso”… Algunas personas dicen que el acoso ha existido siempre y no entienden por qué hoy día le prestan tanta importancia. Para mi es un tema delicado, los tiempos han cambiado y hoy día nuestros niños y jóvenes pueden ser víctima de diversas formas de acoso y lo menos que necesitamos es que nuestros dulces guerreros tengan que enfrentar estas situaciones que de seguro afectarán el manejo de su diabetes tipo 1 . Para conocer más puedes leer esta publicación que hicimos hace un tiempo atrás; ALTO al “bullying” en contra de los dulces guerreros

Es por eso que comparto con ustedes los resultados de un estudio acerca de esta problemática:

Los autores del estudio señalaron que los efectos duraderos del acoso permanecieron incluso después de que se tomaron en cuenta otros factores de riesgo, tales como los problemas familiares y la salud mental de la madre.

Un nuevo estudio sugirió que ser víctima de acoso escolar, o bullying, de niño puede tener un impacto mayor en la salud mental de un adulto joven que haber sido víctima de abuso o negligencia en el hogar.

Investigadores británicos encontraron que los niños que son víctimas de acosadores son más propensos a experimentar ansiedad, depresión y a tratar de lastimarse a sí mismos al convertirse en adultos jóvenes que los niños que son maltratados por adultos.

“Hasta ahora, los gobiernos han enfocado sus esfuerzos y recursos en el maltrato familiar en lugar de hacerlo en el acoso escolar”, dijo el autor del estudio Dieter Wolke, de la Universidad de Warwick, en un comunicado de prensa.

“Considerando que uno de cada tres niños en el mundo reportó ser víctima del acoso escolar, y que está claro que los niños que sufrieron este acoso tienen problemas de salud mental similares o peores en la vida que los que fueron maltratados, se necesita hacer más para atender este desequilibrio. Más aún, es de vital importancia que las escuelas, los servicios de salud y otras agencias trabajen juntos para detener el acoso escolar”, dijo Wolke.

Los niños que fueron víctimas del acoso de sus compañeros fueron aproximadamente cinco veces más propensos a desarrollar ansiedad que los que fueron maltratados por sus padres u otros adultos. Los niños que sufrieron de acoso también fueron casi dos veces más propensos a hacerse daño a sí mismos y tuvieron más síntomas de depresión a los 18 años que los que habían sido maltratados por adultos, encontró el reporte.

FUENTE: Comunicado de prensa del 28 de abril de 2015, The Lancet Psychiatry

Si crees que tu hijo está siendo víctima de acoso escolar, habla con el, busca ayuda, POR FAVOR no ignoremos las señales:

1. Tu hijo ya no te mira a los ojos. Los niños y jóvenes piensan que si te miran a los ojos los descubres por ello, evitan hacerlo.

2. Tu hijo se joroba. La dignidad es algo que se porta, por lo que una persona que no avanza derecha ante la vida se siente mal y es importante saber por qué.

3. Tu hijo maltrata a otros niños más pequeños. El maltrato es una cadena, quien es maltratado por lo general comienza a maltratar a otros. Antes de sentenciar estas conductas es vital saber qué pasa en el mundo de nuestros hijos.