Dime, ¿te ha pasado esto?

las reuniones failiares y la diabetes, diabetes tipo 1, jaime mi dulce guerreroDesde el momento en que recibimos el diagnostico de nuestros dulces guerreros, uno de los sentimientos que más sentimos es la culpa. Pensamos y sentimos que hemos fallado en nuestra tarea de cuidar y proteger a nuestros hijos, pero poco a poco, según nos vamos educando, vamos entendiendo que no somos culpables del diagnóstico de diabetes tipo 1.

Aun así, durante esos primeros meses, quizás durante el primer año sentimos que nuestros sentimientos todavía están a flor de piel. Estamos muy sensibles! Día y noche tratamos de educarnos, buscamos como implementar las nuevas rutinas de la manera más sutil posible, balanceando las emociones de todos en la casa. Y encima de todo eso, aprender a reaccionar ante las sorpresas que la Tía Bety nos regala.

Poco a poco comenzamos a retomar las actividades y rutinas, y es aquí donde pueden comenzar situaciones incómodas con nuestros familiares. Tristemente es muy poco lo que la población general conoce acerca de la diabetes tipo 1. Peor aún son esos familiares, pocos informado, que son sumamente opinionados y aunque no lo hacen de manera negativa, sus comentarios o gesticulaciones no son siempre las correctas.¿Cuántas veces por razones casi inexplicables los niveles de glucosa de tu hijo están elevados? Estás en una reunión familiar, le haces la prueba de glucosa a tu hijo y comienzan a preguntar; ¿En cuánto tiene el azúcar?¿Está bien? o sino te hacen la ya famosa pregunta; ¿El puede comer esto?

En serio!!!! No queremos ser descorteses con nuestros familiares pero tampoco tenemos que publicar los resultados de la prueba de glucosa y mucho menos hacer sentir mal a nuestros dulces guerreros. Ademas, posiblemente estos familiares no tienen idea que significan los resultados, ni que deben hacer al respecto, pero aún así comentan como si fuesen profesionales de la salud.

Sabemos que los niveles de glucosa no los podemos controlar y por mejor que tratemos de hacer las cosas, los números NO siempre serán perfectos. Pasamos noches en vela, nos devoramos libros y literatura sobre la diabetes, sumamos, restamos, medimos los alimentos, contamos los carbohidratos, organizamos, planificamos y hasta tratamos de predecir el futuro. Estamos cansadas, preocupadas y más que seguras que estamos haciendo nuestra labor lo mejor posible para cuidar y educar a nuestros dulces guerreros.

¿Qué nos gustaría que los miembros de nuestra familia extendida supieran y entendieran?

Nos gustaría que sepan que queremos y necesitamos apoyo. Necesitamos comprensión, NO lastima ni sermones. Interésate por educarte, evita los comentarios fuera de lugar, sobretodo frente a mi hijo. Respeta la privacidad de mi hijo, si no comento acerca de sus resultados, por favor no preguntes. Procura apoyar nuestros cambios alimenticios y entiende que es por el bien de mi familia, no cuestiones mis decisiones y por favor, NUNCA trates a mi hijo como si estuviera enfermo. Nos puedes ayudar aprendiendo a como cuidar de mi hijo cuando sea necesario o solo demostrando tu solidaridad y empatía, nuestra familia te lo agradecerá eternamente.

Debemos estar preparados y enfrentar, de la mejor manera, cuando alguien comenté o juzgue nuestras decisiones, sentirás que te miran como diciendo ¨Sabrá lo que está haciendo¨ o  “Ay pobrecito niño, tan pequeño y con diabetes”. La respuesta es si, conocemos lo que tenemos que hacer para cuidar a nuestros chicos, nos educamos y daríamos lo que fuera por ser nosotros los que vivimos con esta condición. Necesitamos mucha paciencia para manejar no solo a la Tía Bety, sino a los abuelos, tías, primas, etc.; pero sobretodo necesitamos mucha perseverancia. Nuestros hijos viven con diabetes, no están enfermos. La diabetes no los limita a crecer saludables y a alcanzar sus metas.

Como padres, lo único que podemos hacer es continuar educándonos para cuidar de ellos lo mejor posible y nadie desea para nuestros hijos tanta salud y bendiciones como nosotros. Ante las miradas incrédulas, o los cuestionamientos infundados, respira profundo y mantén la calma.

Si esta es tu situación, comparte este escrito con tus familiares, con mucho respeto exprésale tu sentir y demuéstrales que estás dispuesto a educarlos cuando gusten. Todos debemos trabajar buscando la misma finalidad, el bienestar de nuestros dulces guerreros.

 

3 thoughts on “Dime, ¿te ha pasado esto?

  1. mariana godoy

    si asi es,tal cual,las palabras que utilizaste,no solo nos sentimosc ulpables sino que te hacen sentir culpable,mas de una vez me dijeron que mi hijo se enfermo porque yo no lo cuide lo suficiente.Y siempre hay un familiar desubicado o persona que viene de visita y te comenta,ay pobrecito!!!!o no parece enfermo!!!Son un de las tantas cosas por las que lamentablemente tenemos que pasar

  2. magot

    muy cierto todo , ami tambien me paso que me dijeron que si no me cuide durante el embarazo. eso me destruyo porque como nadie sabe que ocasiona la diabetes pues uno se pregunta si capaz halla tenido algo que ver algo que comi durante el embarazo …tantisimas cosas por las que nos seguimos sintiendo culpables , si seria la vacuna que le coloque , …. si fue a un lugar que lo lleve… y como dicen siempre sobra un indiscreto que diga yo tenia un amigo que era diabetico y hacia muchos desatres con la comida y perdio un ojo! o que va a quedar ciego o que va a tener problemas renales… barbaridad y lo que uno tiene que hacer para cuidarlo para minimizar esas complicaciones es un trabajo a tiempo completo y sin descanso cada hora pensando en cuanto la tendra , . todo el dia viviendo a la espectativa de en cuanto tendra la glicemia te llenas de mucha ansiedad y eso a la larga es estres…. y luego otra persona indiscreta que te dice ahhhhh pero el con su tratamiento puede estar normal asi que puedes venir al trabajo … alguien te lo puede cuidar si le coloca su tratamiento…. en españa lei por internet que un tribunal le concedio que solo fuera a trbajar media jornada hasta que su hija tuvieera los 18 años ya que necesitaba de los cuidados de uno de los padres ojala se hiciera una ley a nivel mundial sobre los derechos que tienen que tener estos niños a sus cuidados porque al final se traduce al derecho a la vida….. bueno esto es una reflexion porque muchas mamas necesitan seguir trabajando para tener los medios para apalear con los tratamientos que son tan costosos y a la vez poder cuidar a sus hijos por mas tiempo y que puedan tener mejor calidad de vida

  3. natalia

    Hace menos de un mes nos enteramos que nuestra hija es un dulce princesa, y es muy difícil sentir la mirada todo el tiempo sobre el glucometro…. y las conclusiones! La verdad que no tenemos una buena relación con la diabetes y es difícil tratar de inspirar confianza cuando estamos llenos de miedos.
    Se que nadie es culpable , que nos toca vivir acompañada con un nuevo estilo de vida pero es inevitable sentir que algo mejor capaz que podriamos hacer…..

Comments are closed.