Diabetes tipo 2 en los niños; una realidad muy preocupante

Día tras día recibimos más información acerca de la creciente epidemia de diabetes tipo 2 en niños. Cuando Jaime fue diagnosticado y escuché la palabra diabetes, lo primero que vino a mi mente era que esta condición solo afectaba a personas mayores de edad, personas con estilos de vida muy descuidados, personas obesas o con sobrepeso. Luego aprendí que la diabetes tipo 1 que le habían diagnosticado a Jaime era distinta. Tristemente, hoy día la diabetes tipo 2 está afectando a nuestros niños y en parte somos los padres los que tenemos gran parte de la culpa. El ajoro diario, las dietas poco nutritivas y la poca actividad física que nuestra sociedad ha adoptado, nos está llevando al borde de una crisis de salud. Recientemente leí un escrito del activista de diabetes Will Dubois, donde expone muy claramente los riesgos de nuestros niños ante la diabetes tipo 2 y tuve que compartir con ustedes lo que aprendí del artículo.

La diabetes tipo 1 es una condición terrible, peligrosa y difícil de manejar, pero si es comparada con la diabetes tipo 2 en los niños, la diabetes tipo 1 es una condición muy dócil. Hasta principios de la década de los 90, no se escuchaba hablar de la diabetes tipo 2 en niños. Normalmente la diabetes tipo 2 en niños se diagnostica entre los 10 y 19 años de edad, pero hoy día ya se han documentado casos de niños de tan sólo cinco años de edad con esta condición. El problema con el diagnostico de la diabetes tipo 2 en los niños, es que aunque tenga el mismo nombre de la diabetes que podían tener nuestros abuelos, la realidad es que cuando afecta a los jóvenes, la diabetes tipo 2 nos muestra unas características muy diferentes a las que muestra en los adultos. Su progresión es mucho más rápida que en los adultos, es más agresiva, las complicaciones aparecen mucho más temprano de lo esperado y es muy difícil de controlar. ¡Nadie sabe la razón! Una teoría es que durante la pubertad, las hormonas pudieran ser un acelerador de la diabetes, parecido a echarle gasolina a un fuego. El tratamiento es más difícil: los fármacos orales que se utilizan para tratar la diabetes tipo 2 en adultos han fracasado en los niños causando que los médicos y los clínicos que estudian la condición en los niños estén asustados y preocupados.

¿Qué está pasando? ¿Por qué los niños están desarrollando este tipo de diabetes, una enfermedad crónica que afecta a una cuarta parte de las personas mayores de 65 años de edad y que ha sido considerada como una enfermedad de los ancianos?

Si tomamos en cuenta los factores de riesgo de diabetes tipo 2: los genes, la edad y el peso, todas contribuyen de la misma manera. Hace 20 a 30 años atrás, la diabetes tipo 2 a menudo se diagnosticaba entre los 40 y 50 años de edad, cuando las personas comenzaban a ponerse mayor y a engordar. Hoy día nuestra sociedad está engordando a una edad mucho más temprana y como resultado, la diabetes tipo 2 está siendo diagnosticada a edades mucho más tempranas.

Según el Centro para el Control de Enfermedades, la obesidad infantil se ha triplicado en los últimos 30 años. Hoy día, un tercio de nuestros niños están sobrepeso, nunca tantos jóvenes habían estado tan obesos a tan temprana edad. Los niños con diabetes tipo 2 también son generalmente mucho menos activos que otros niños, incluso comparándolos con otros niños que viven con sobrepeso. Lo que nos lleva a pensar que la combinación de la falta de actividad física y el sobrepeso puede ser la fuerza que impulsa el despertar de los genes que predisponen al padecimiento de la diabetes tipo 2, décadas antes de su diagnóstico esperado.

¿Cómo tantos niños llegaron a tener ese sobrepeso tan peligroso? Hay cuatro factores que han contribuido: el tiempo de sedentarismo frente al televisor o computadoras, la comida rápida, los refrescos, y las falta de supervisión o interés de los padres. Esto puede parecer un poco simple, pero las investigaciones recientes demuestran que los niños que desarrollan diabetes tipo 2 son obesos, inactivos, y tienen antecedentes familiares de diabetes tipo 2. Estas investigaciones demuestran que también es muy probable que sean minoría, de bajos ingresos, de familias rotas o con un solo padre o madre como cabeza del hogar. Lo que me hace preguntarme si estos factores convierten a la diabetes tipo 2 en una enfermedad social.

No hay duda de que los factores sociales juegan un papel determinante en el desarrollo prematuro de la diabetes tipo 2. El televisor y las computadoras han sustituido las actividades al aire libre de la niñez. Los hogares con un solo padre como cabeza del hogar tienen niños que comen solos y las decisiones alimentarias de estos niños no son las correctas. Otros factores que ha contribuido al consumo de alimentos de manera desmesurada son los tamaños de las porciones, el plato estándar pasó a ser de 12 pulgadas en lugar de 9 pulgadas de diámetro (el nuevo plato de la campaña alimenticia Mi Plato es de 7 pulgadas para los niños) y los refrescos eran de 8 onzas, hoy día son de 32 onzas o más, sin incluir los rellenos gratis que ofrecen.

Los factores ambientales también juegan un papel importante, hoy día es más sencillo y accesible llegar a un restaurante de comida rápida que ir al mercado, comprar los alimentos correctos y luego cocinarlos en el hogar. A esto le añadimos las campañas publicitarias de los restaurantes de comida rápida, dirigidas a los niños y resaltan la supuesta conveniencia que estos nos proveen; una mezcla letal para la salud. La criminalidad en nuestros vecindarios también ha contribuido a que nuestros niños no puedan estar más tiempo jugando en las calles y permanezcan dentro de los hogares, frente a la pantalla del televisor o la computadora.

Nuestro futuro está en peligro, por primera vez en la historia de la humanidad, la expectativa de vida de estos niños es menor a la de sus padres y algunos de ellos morirán antes de sus padres. ¡Tenemos que hacerle un ALTO a la diabetes ya!