Después del diagnóstico de diabetes, ¿qué?

Escrito por: Gilda González, Trabajadora Social del Florida
Center for Pediatric Endocrinology, Diabetes and Metabolism at
Florida Hospital for Children

diagnósticoEl diagnóstico de diabetes en un ser querido, especialmente el de un hijo puede traer una cadena de emociones que varían desde el coraje, la negación, la depresión, hasta lograr idealmente la aceptación de esta nueva realidad.  Cuando hablamos de nuestros hijos, queremos que ellos tengan salud, que no sufran, y que no tengan limitaciones para lograr ser una persona exitosa y bien ajustada en la sociedad. Con un diagnostico de diabetes rápidamente pensamos que esto no se va a lograr pero esto esta muy lejos de ser una realidad.  Hay que entender que aun con la diabetes su hijo puede ser una persona saludable, estable, ajustada y no tener limitación para lograr sus sueños. La clave del éxito esta en tener un manejo responsable en donde los padres estén envueltos con el cuido de la diabetes.  Por ejemplo, el chequear los niveles de azucares, el poner la insulina consistentemente, el mantener las citas medicas, el hacer los laboratorios sugeridos, el comer balanceadamente como la nutricionista le indica son factores claves para lograrlo entre otros.

Es una realidad que no podemos ocultar que la diabetes representa retos muy serios en el paciente como en el resto de la familia.  Sabemos que cualquier condición medica crónica tiene algún impacto psicológico, y afecta la dinámica y el balance de la familia. La diabetes no es la excepción a esta regla.  Algunos profesionales mencionan que el ajuste de este diagnostico puede tomar de 6 a 12 meses pero como sabemos existen familias que aun después de los primeros 12 meses  de diagnostico, aun no logran  ajustarse con las demandas diarias para mantener un buen control  de los niveles de azucares y aceptar la realidad.  El tener una condición crónica tiene impacto en diferentes áreas como lo es: el área física, mental, espiritual y emocional. De igual manera,  usted como padre tendrá diferentes retos o crisis de acuerdo a las etapas de desarrollo de su hijo. Es por esta razón que la intervención inmediata de una trabajadora social o campo relacionado es sumamente importante.

La trabajadora social puede  comenzar a hacer una evaluación inicial en estas areas.  Por ejemplo,  cuales son los recursos que la familia cuenta,  cual es la situación legal de la familia,  cual es la estructura de la familia, que tipo de  transportación cuenta la familia, cual es el sistema de apoyo, cual es la percepción y el grado de educación en la familia, cual es la cultura, como es el  funcionamiento del núcleo familiar etc.  Como trabajadora social es importante sensibilizarse de las diferencias en las familias.  Por ejemplo,  si la persona no tiene seguro medico esto trae unas complicaciones y estresores muy diferentes a la familia que no enfrenta este problema.  De igual manera, si la persona no tiene transportación o el sistema de apoyo no es tan solido podemos anticipar quizás problemas con las citas medicas o el nivel de ansiedad puede estar mas alto. A su vez, la diabetes puede verse afectada por estas dinámicas y el control y nivel de azúcar puede representar un reto bajo estas condiciones.  Otros estresores que pueden afectar los niveles de azúcar podrían ser el abuso, la violencia, la muerte de un ser cercano, el divorcio o algún otro estresante emocional.

Otra área muy importante para los padres de un niño con diabetes es el estar conscientes del tiempo dedicado al cuidado de su hijo.  Esta continua supervisión y envolvimiento que demanda la diabetes  puede traer celos o discusiones entre los hermanos.  Los padres tienen que ser creativos con los otros hijos y crear actividades en donde los otros hijos sientan el amor, la atención y la supervisión y no sentirse excluidos.  De igual manera dependiendo la edad de los otros hijos, estos si ya maduros pueden ayudar en el plan de la diabetes y el manejo de la misma.

Un factor súper importante para el ajuste del diagnostico es el poder envolverse con asociaciones dirigidas a esta condición.  Este tipo de organización por regla general ofrecen actividades educativas como sociales.  Los niños y jóvenes asimilan de manera mas rápido y les ayuda a sentirse “mas normal” y “no ser el único” con diabetes. Los campamentos de verano son muy beneficiosos para fomentar esta auto confianza en ellos, el socializar y hacer grandes amigos mientras se divierten con juegos, artes y deportes bajo supervisión de un equipo interdisciplinario que en la mayoría de las veces involucra doctores, enfermeras, dietistas, trabajadores sociales entre otros profesionales de la salud.   Estas organizaciones también ofrecen cursos y actividades para los padres en donde pueden seguir cultivando y fortaleciendo su red de apoyo.  Esto es muy recomendable para los padres pues así tienen oportunidad de ayudar a otros y de igual manera dejarse ayudar por otros.  En ocasiones, estas actividades incluyen discusiones de los últimos estudios investigativos en relación a la diabetes.  Usted como padre tiene el deber de seguir educándose y manteniéndose informado con lo ultimo al respecto.  Recuerde siempre con padres  envueltos y activos generalmente se logra un mejor cuido y más oportunidades para que su hijo sea exitoso.  ¡Adelante y mucha suerte!