De escalas deslizantes, matemáticas y diabetes tipo 1

Cuando comenzó nuestro proceso de educación de diabetes, no imaginamos que la matemática sería parte fundamental de nuestro día a día. Para aquellos de nosotros que no somos tan amantes a esta materia, no nos queda otra alternativa que aprender y entender que significan las fórmulas matemáticas que utilizamos a diario con nuestros dulces guerreros.

Tenemos que saber identificar cada variable y entender las fórmulas, para sentirnos capaces de hacer los pequeños ajustes en las dosis de insulina, que sean necesarios, para mantener la glucosa dentro del rango establecido por nuestro médico. La educación de diabetes nunca termina y nosotros tenemos que convertirnos en los expertos de la diabetes de nuestros chicos. Esto no significa que no vamos a consultar con nuestro médico, lo que significa es que la Tía Bety vive con nosotros las 24 horas de TODOS los 365 días de cada año y en ocasiones no podemos depender o esperar por la respuesta de nuestro médico para hacer los pequeños cambios necesarios y mantener la glucosa dentro del rango establecido. Nuestros hijos crecen muy rápido y como parte de ese crecimiento, sus requerimientos de insulina van a ir cambiando  y tenemos que conocer estas fórmulas matemáticas, no sólo para hacer los pequeños cambios sino para cuando nuestro médico nos indique algunos cambios, podamos realmente entender que significan.

Vamos a comenzar por la escala deslizante de insulina:

Por lo general la escala de insulina es nuestra guía cuando nuestros chicos son diagnosticados. La escala requiere hacer conteo de carbohidratos pero no nos inunda de fórmulas matemáticas. Es una manera sencilla de introducirnos al conteo de carbohidratos y practicar esta nueva destreza que tendremos que perfeccionar y utilizar todos los días.

Luego del diagnóstico de Jaime utilizamos este método durante los primeros cuatro meses. Fue un proceso de mucho ajuste y aprendizaje. La cantidad de carbohidratos en cada comida ya está establecida, simplemente medimos la glucosa en sangre y administramos la insulina de acuerdo a lo establecido en la escala. Nosotros utilizamos esta escala con insulina rápida (Humalog, Novolog y Apidra), y la dosis de insulina basal NO variaba, sin importar el nivel de glucosa en la sangre.

Si bien la escala deslizante es una manera sencilla de introducirnos al conteo de carbohidratos y al mundo de la insulina, también tiene unas desventajas. La escala es bastante limitante y estructurada. Tenemos que comer las cantidades predeterminadas y con un horario fijo, algo difícil de lograr cuando son niños pequeños. Tampoco tiene alguna manera de realizar ajustes en las dosis de insulina debido al estrés y la actividad física, y es menos eficaz en cubrir una hiperglucemia antes de la comida, debido a que la corrección de la glucosa en sangre y el bolo de la comida no se pueden dividir. Se utiliza una cantidad de insulina ya establecida y generalizada, y no una más específica utilizando el factor de corrección. El factor de corrección es una fórmula matemática, más avanzada, que estaremos explicando próximamente.

Como ejemplo tienen esta tabla. NOTA ES SOLO UN EJEMPLOslid scale

Ya cuando tenemos un poco más de experiencia, comenzamos a utilizar las fórmulas matemáticas, las cuales podemos ajustar y nos ofrecen más flexibilidad.Por ejemplo, ya no tenemos una cantidad de carbohidratos específicos a la hora de las comidas, ahora administramos la insulina necesaria para cubrir la cantidad que se coma tu hijo. Pueden ser 20, 40 o 100 carbohidratos por comida, pero para hacer esto, TENEMOS que conocer una nueva fórmula matemática, la proporción de carbohidratos a la insulina.

En nuestros próximos escritos estaremos hablando de la fórmula matemática de proporción de carbohidratos a la insulina y del factor de corrección. Nos guste o no la matemática, tenemos que convertirnos en los expertos de la diabetes de nuestros chicos, y parte de nuestra educación de diabetes es aprender, aplicar y dominar estas fórmulas matemáticas.