“Controlando” lo incontrolable

Nunca me he sentido cómoda utilizando el término CONTROL de la diabetes cuando hablamos del nivel de la glucosa. ¿Por qué? Porque para mí el “control” de la diabetes es de poca duración y pasajero, y existe sólo en el momento. Este “control” de la diabetes es el resultado de las muchas decisiones diarias que tomamos en el manejo de la diabetes, y puede cambiar rápidamente y de igual manera ser catalogado como “descontrol”.

Estas decisiones en el manejo de la diabetes tienen varias posibles opciones y el “control” de la glucosa siempre guarda relación directa, y es el resultado de lo que hacemos o dejamos de hacer al momento de tomar una de las muchas decisiones diarias de nuestra diabetes. Estas decisiones pueden ser: qué comemos, la cantidad que comemos, cuándo me envío el bolo, extiendo el bolo o no, hago actividad física o no, me chequeo la glucosa o no, me envío un bolo de corrección o no, entre otras.

Diría que el “control” de la glucosa tiene una pequeña ventana de duración de unas cuantas horas y que puede cambiar rápidamente y convertirse en “descontrol” con tan solo olvidar enviar un bolo, enviar un bolo tardío o con poca cantidad de insulina, o con tan solo olvidar de chequear la glucosa dos a tres horas después de comer.

Podríamos decir que el manejo de la diabetes es un proceso dinámico y no estático, en el cual siempre estamos analizando los valores de la glucosa y tomando decisiones para tratar de mantener la glucosa en rango durante el día, el mayor tiempo posible.

Cada persona decide cuán comprometido está con su diabetes y cuántas decisiones diarias quiere hacer en el manejo diario. Mientras mejores sean nuestras decisiones, mejor será el “control” de la diabetes, pero siempre recordando que de igual manera puede convertirse en “descontrol” si nuestras decisiones son equivocadas o nos olvidamos de nuestras responsabilidades del manejo de la diabetes.

Por último, tu médico NO puede “controlar” tu diabetes. ¿Por qué? Porque tu médico no puede tomar las decisiones por ti. Edúcate y empodérate para cada día poder tomar las mejores decisiones posibles y lograr un mejor “control” de tu diabetes por periodos más largos.