Conociendo el Diabetes Research Institute (DRI)

Hacen unas semanas atrás, visitamos el Diabetes Research Institute (DRI), una de las organizaciones de diabetes más respetadas del mundo y la única organización en los Estados Unidos dedicada únicamente a la búsqueda de una cura para la diabetes; el sueño de millones de personas, mi sueño. Actualmente residimos en Miami y sabía que el DRI tenía su sede en el sur de la Florida, pero no imagine que la cura pudiera estar tan cerca de mi casa.

Durante los primeros meses de este año, el DRI hizo el anuncio del BioHub, una especie de mini órgano de bioingeniería que imita a el páncreas. El BioHub contiene células productoras de insulina que pueden detectar la glucosa y liberar la cantidad exacta de insulina necesaria en tiempo real. El BioHub proveerá el ambiente favorable para que los islotes encargados de producir insulina puedan vivir y realizar su función.

Durante Friends For Life (FFL) de este año, conocimos a Barbara Singer, Directora de Proyectos Especiales del DRI y uno de los miembros fundadores (su hija fue diagnosticada con diabetes tipo 1 a los 2 años) y muy amablemente nos invitó a visitar las facilidades. Aceptamos y fuimos recibidos por Barbara y por Gary Kleiman, Director de Desarrollo Médico. Gary vivió con diabetes hasta que recibió un transplante de islotes. Hoy día no requiere insulina, aunque si muchos medicamentos inmunosupresores para lograr la supervivencia de los islotes.

Lo primero que noté durante la visita fue la pasión con la que nos hablaban de sus investigaciones y planes futuros. Ellos, al igual que tu y que yo, sueñan con esa cura, no sólo por ser los pioneros o por los premios que puedan recibir; sino porque entre los investigadores que día a día trabajan arduamente, algunos viven con diabetes tipo 1 o la diabetes tipo 1 los ha tocado muy de cerca.

Durante el recorrido aprendimos que solamente el 1 al 2 por ciento del páncreas se encarga de producir insulina, para mi fue un dato impresionante. Una cantidad tan mínima provoca tantos cambios en la salud de nuestros dulces guerreros.

Tuvimos la oportunidad de ver y conocer por que utilizan ratones para las pruebas y el Dr. Midhat Abdulreda nos mostró el microscopio que utiliza cuando trabaja con estos roedores. Utilizan los ratones por su tamaño, son fácil de mantener y alimentar, se reproducen rápidamente y en grandes cantidades, pero también es muy importante la similitud de nuestro sistema inmunológico y la de estos roedores. Visitamos varios laboratorios, cada uno con una meta específica, pero todos trabajando en estrecha colaboración. Esta colaboración también se extiende a investigadores en otros países, por ejemplo China, Italia e Israel. Nos explicaron acerca de como separan los islotes, como será el encapsulamiento de los islotes y nos mostraron un ejemplo del material que están utilizando para el BioHub. Cada uno de los investigadores que conocimos sacó de su tiempo y nos explicó su labor en el DRI. Para mis chicos fue una experiencia muy interesante, pues escuchar y ver el trabajo que estos investigadores realizan, hace el sueño de la cura mucho más real.

Aun seguía pensando, ¡la cura está tan cerca de mi hogar!

Conocimos a Antonello Pileggi, un investigador italiano, y fue muy visible su pasión por la cura de la diabetes, no podía evitar sentirme agradecida por su compromiso. Una de las conversaciones que más disfrutamos fue con Chris Fraker, ¿qué creen? Chris es un dulce guerrero y le enseñó a Jaime y a sus hermanos, cómo estudia la necesidad de oxígeno en los islotes, durante las diferentes funciones que realiza. Fue un click instantáneo, platicamos nuestro idioma – diabetes tipo 1. Chris nos contó que este año asistió a FFL por primera vez y aunque ya es un adulto, dice haber quedado fascinado con la conferencia y las experiencias vividas durante esos días.

En cuanto a la cura… todavía no hay nada cercano; si me complace y me llena de ESPERANZA ver como todas las personas que trabajan en el DRI lo hacen con tanta pasión y con la meta de encontrar la cura. Cada prueba que realizan, cada logro o cada fracaso lo hacen pensando en nuestros dulces guerreros.

El DRI financia estos proyectos a través de donaciones, si está a tu alcance hacerlo o sientes que deberías hacerlo, te invito a que lo hagas. No sabemos cuando llegue la cura, pero lo más importante es que están trabajando para conseguirla.

¡La cura está tan cerca de mi hogar! Desde el día de nuestra visita al DRI, cada vez que pasamos cerca del edificio, de donde yo sé que algún día saldrá la cura, le pido a Dios que ilumine a todas estas personas y los ayude a pronto darnos la noticia que tanto esperamos.

Mientras nosotros, las familias tocadas por la diabetes tipo 1, luchamos a diario y en ocasiones nos cuestionamos si en realidad existe el compromiso para encontrar la cura; conocer y hablar con personas como Midhat, Antonello y Chris que utilizan todos sus conocimientos para ayudar a mi hijo, al tuyo o a ti, nos dan un BOLO gigantesco de esperanza para continuar haciendo nuestro trabajo y seguir cuidando y educando a Jaime, hasta que llegue la cura.