Conoces las cetonas y la importancia de su monitoreo

Por más que tratemos de mantener los niveles de glucosa de los dulces guerreros en los rangos deseados, en ocasiones hay situaciones que alteran su organismo y hacen que las glucosas bajen o suban. Cuando las glucosas están por encima de 240mg/dL, es muy importante que hagamos la prueba de cetonas.

En personas con diabetes tipo 1, la hiperglucemia es causada por la insuficiencia de insulina en sus cuerpos. Si no atendemos esta situación a tiempo, la hiperglucemia puede provocar que el dulce guerrero desarrolle cetoacidosis diabética, también conocida como DKA. Esto ocurre cuando el cuerpo no puede utilizar la glucosa como fuente de energía, debido a la falta o insuficiente cantidad de insulina. Cuando esto sucede, el cuerpo busca otra alternativa y utiliza la grasa como fuente de energía. Muy parecido a lo que ocurre en el cuerpo cuando recibimos el diagnóstico inicial de diabetes tipo 1. En nuestro caso, Jaime había perdido peso ya que estaba utilizando la grasa como fuente de energía.

Este proceso alterno de energía produce cetonas que se acumulan en la sangre y en la orina. Cuando los niveles de cetonas están altos, las cetonas pueden ser tóxicas y dañinas para nuestro cuerpo.

Causas de la Hiperglucemia (niveles altos de glucosa)

  • Administrar menos cantidad de insulina de la necesaria
  • Olvidar administrar la dosis de insulina
  • Problemas en la administración de la insulina utilizando una microinfusora (bomba de insulina)
  • Desconexión del set de infusión de la bomba de insulina
  • Enfermedad o estrés

Síntomas de la Hiperglucemia

  • Orina frecuente
  • Sed frecuente
  • Visión nublada
  • Boca seca
  • Fatiga

Síntomas que podrían alertarlos de que el niño puede estar presentando un episodio de cetoacidosis diabética:

  • Respiración acelerada y profunda
  • Resequedad en la boca y la piel
  • Enrojecimiento de la cara
  • Aliento a frutas (mal aliento)
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor de estómago
  • Disminución del apetito
  • Disminución del estado de conciencia
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio

¿Cómo hacer la prueba de cetonas?

Hay dos maneras de medir las cetonas, a través de la orina o de la sangre. Las cetonas aparecen primero en la sangre y luego en la orina, después de haber sido filtradas por los riñones. Por lo tanto, el cuerpo produce cetonas antes de que podamos detectarlos en la orina. La prueba en la sangre puede ser más conveniente para los padres de niños pequeños que utilizan pañales. Esta prueba es más costosa y las tiras tienen un periodo de expiración más corto.

Actualmente hay algunos glucómetros en el mercado que se pueden utilizar para hacer las pruebas de glucosa y cetonas. Sólo necesitas utilizar una tira específica para la prueba de cetonas.

cetonas

Para la prueba de cetonas en la orina se utiliza la tira reactiva de cetona para determinar si hay presencia de cetonas. De ser positivo el resultado, podemos identificar si la cantidad de cetonas son solamente rastros, pequeñas, moderadas o grandes, dependiendo del color del resultado. Las tiras son fabricadas por varias compañías. Algunas marcas que pueden encontrar son: Clinistix, Ketostix, y Keto-Diastix, inclusive las grandes cadenas de farmacias tienen sus propias marcas de tiras y pueden ser un poco más económicas.

La prueba es muy sencilla y rápida de hacer. Primero recolectas una muestra de orina en un recipiente y sumerges la tira reactiva en la muestra. También se puede orinar directamente sobre la tira reactiva. Debes esperar el tiempo especificado por el manufacturero y luego observar el cambio de color en la tira de cetona. El color va a indicar la cantidad de cuerpos cetónicos presentes en la orina. El frasco o empaque donde se encuentran las tiras reactivas provee la leyenda de colores y su respectivo resultado. Es importante mantener las tiras reactivas de cetona siempre a la mano y debemos asegurarnos que no hayan expirado.

NOTA IMPORTANTE: La vida útil de las tiras comienza el día que se abre el frasco y expiran seis meses más tarde. De inmediato debemos remplazarlas. En mi opinión, siempre debemos incluirlas como parte de los suplidos de nuestros niños.

cetonas

Cuando la prueba de cetonas presenta rastros o pequeñas cantidades, debemos corregir de la misma manera que corregimos la hiperglucemia, con insulina e hidratando al niño. El propósito del tratamiento es que el nivel de glucosa vuelva al nivel adecuado y reponer los líquidos perdidos debido al exceso de orina.

Cuando el niño está enfermo, puede ser un catarro, influenza, infección, virus estomacal o sus niveles de glucosa están elevados, se recomienda hacer la prueba de cetonas cada 4 a 6 horas. Posiblemente podrás reconocer los primeros síntomas de hiperglucemia y hacer los cambios en casa antes de que el estado de salud del niño empeore.  Cuando los niveles de cetonas son de moderadas a grandes, es IMPORTANTE que te comuniques con el médico lo más pronto posible. En caso que presente síntomas de vómitos repetidos, lo más recomendable es acudir al hospital directamente. Hay ocasiones en las que algún virus o infección puede ser el causante de glucosas altas, y el manejo de la diabetes puede ser muy difícil durante esos días y puede provocar la presencia de cetonas en el cuerpo.

Por más que nos preparemos, la diabetes puede causar situaciones difíciles de manejar. Debemos estar atentos y preparados, y ser proactivos. Si notamos que nuestro dulce guerrero no se siente bien y las glucosas comienzan a salirse del rango establecido por nuestro médico, debemos estar muy pendientes para evitar la hiperglucemia con niveles altos de cetonas. Nuestros hijos son nuestros tesoros; ¡cuidemos de ellos!