Conoce al Dr. Jorge Daaboul

IMG_6486

Ustedes ya conocen por referencia al Dr. Jorge Daaboul, el médico que nos confirmó el diagnóstico de diabetes tipo 1 de Jaime y con el cual hemos creado una relación mucho mas estrecha del plano profesional. Jorge, como ya acostumbramos a decirle, es una de estas personas especiales con las que en ocasiones nos cruzamos en la vida. Es un ser humano amable, atento y siempre presto para educarte en lo que sea necesario.

Hacen 7 años comenzó esta gran amistad, pero aun así, nunca habíamos tenido la oportunidad de conocer más a fondo su trayectoria profesional. Recientemente tuvimos la oportunidad y el placer de sentarnos con el Dr. Daaboul en el Florida Hospital for Children para escuchar su impresionante carrera, currículo y su vasta experiencia en el campo de la diabetes.

Para que lo conozcan un poco más…

Dr. Jorge DDr. Jorge Daaboul

-Hijo de padre Libanés y madre Puertorriqueña.

-Nacido en España, donde vivió los primeros 7 años de su vida, su niñez la pasó en Kentucky y luego en Puerto Rico.

-Completa un Bachiderato en Biología, seguido de cuatro años en la escuela de medicina, ambos en la Universidad de Yale. Aquí conoce y trabaja junto a Bill Tamborlane, a quien por sus esfuerzos de investigación le atribuyen la invención de la terapia con la bomba de insulina en la década de 1970.

-Hizo su internado y residencia en la Universidad de California en San Diego y un fellowship en la Universidad de California en San Francisco, en aquel momento considerado como el mejor programa de endocrinología de los Estados Unidos.

-Regresa a la Universidad de California en San Diego como profesor y es el lugar donde realmente comienza su relación con la diabetes, cuando fue contratado por el Instituto de Diabetes Whittier. En el Instituto trabajó con el Doctor Alberto Hayek, una influencia muy positiva en su vida y un gran mentor. “Alberto tenía una familia muy similar a la mía, un padre Libanés y su madre Colombiana. Los primeros trabajos importantes de islotes los hizo Alberto en el Instituto Whittier durante la década de los ochenta. Alberto fue el primero en aislarlos, y el primero en hacer que se multiplicaran“.

-Profesor en la Universidad de British Columbia en Vancouver, BC Canada y director del programa de endocrinología pediátrica en el Hospital de Niños. Aquí conoció y trabajó con Wah Jun Tze, otro gran investigador en el campo de empaquetar los islotes, siendo uno de los primeros en tratar de encapsularlos. “Obviamente fracasamos porque sino ahora mismo Jaime tendría islotes, pero sentó las bases para muchos de los trabajos de investigación con los islotes que se están haciendo ahora”.

-Se traslada a la ciudad de Chicago, al Hospital Children’s Memorial de la Universidad de Northwestern, lugar donde logran crear un equipo multidisciplinario con un nivel de perfección nunca antes visto por él. Contaban con profesionales de la salud como los que actualmente trabajan en la clínica del Florida Hospital for Children, donde el Dr. Daaboul es el Director Médico.

-Es reclutado para ser el Director del Children’s Hospital en Oakland. Desarrolla desde cero el programa de diabetes y logra convertirlo en uno de excelencia.

-Luego pasa a trabajar a la Universidad de la Florida en Gainesville como Director del Programa de Fellowship de Endocrinología Pediátrica.

-Se muda a Orlando para trabajar en Nemours como Director Médico. (Aquí comienza nuestra historia junto al Dr. Daaboul)

-Reclutado por el Florida Hospital, donde nuevamente crea un programa de diabetes desde cero, que incluía un equipo multidisciplinario de diabetes. Actualmente cuentan con dos dietistas/educadoras de diabetes certificadas (CDE), dos enfermeras (ambas CDE) y una trabajadora social, además de tres endocrinólogos pediátricos. Poco a poco iremos entrevistando a cada uno de los miembros de este excelente equipo para que los conozcan mejor.

¿Por qué escogiste la endocrinología como especialidad?

“Me encanta, honestamente la endocrinología para mi es mi vida y la pediátrica sobretodo. ¿Por qué? Porque podemos arreglar lo que está roto. Yo siempre supe que iba a ser pediatra. En la gran mayoría de las especialidades pediátricas, no se pueden arreglar los problemas. En la endocrinología pediátrica si te falta la hormona de crecimiento, podemos ponértela y creces. Te falta cortizona, te la damos y vives, tiroide, te la damos y creces y maduras intelectualmente. La diabetes, obviamente no la hemos curado, pero podemos darle insulina a los niños para que tengan una vida relativamente normal, cuando antes los niños morían de diabetes. En la endocrinología podemos reemplazar, devolver lo que no se da y que los niños vivan una vida normal. En el caso de Jaime, el vive una vida más que normal y más que feliz”.

¿Cómo has visto que ha evolucionada el manejo y el tratamiento de la diabetes a través de los años?

“Cuando empecé en endocrinología mediamos la azúcar a través de la orina. No podías saber si la azúcar estaba en 180 mg/dL o en 500 mg/dL, porque el color solamente indicaba que estabas botando azúcar. Vi los primeros glucómetros, muy grandes, carísimos y requerían de 5 a 6 gotas grandes de sangre, tardaban 5 minutos en mostrar el resultado y a veces ni funcionaban. Las insulinas que usábamos eran de cerdo y bovina. Teníamos Regular, NPH y otra barbárica que se llamaba ultra-lente. La glicohemoglobina no existía, no tenías la menor idea de cual era el control del paciente. Cuando se introduce la glicohemoglobina o hemoglobina glicosilada para la década de los ochenta, nos damos cuenta que nuestro manejo era fatal porque el muchacho con el mejor manejo del mundo tenía una glicohemoglobina de 9 a 10. Esa es una de las razones de tantas complicaciones que se están viendo hoy día. A medida que va pasando el tiempo hemos visto que los glucómetros se han hecho más pequeños, necesitando prácticamente una molécula de sangre y 5 a 10 segundos para el resultado. Las insulinas que utilizamos son insulinas humanas o basadas en la insulina humana y modificadas. Esas insulinas han permitido que la persona que vive con diabetes tenga una vida mucho más normal en cuanto a la comida y mucha más flexibilidad utilizando la terapia de bolo/basal. Esta terapia nos lleva al próximo adelanto que es la bomba de insulina. Cuando estuve en Yale, trabajé con Bill Tamborlane, que junto a su hermano diseñaron la primera bomba de insulina, tan grande que la cargaban en una mochila. Las bombas de insulina que se utilizan hoy en día son pequeñas. Los europeos utilizan una bomba con insulina y Glucagon, casi llegando a un pancreas artificial, que es el próximo paso en las bombas de insulina. Debido a todos estos adelantos, la diabetes ha cambiado de ser una enfermedad limitante y con un prognóstico muy pobre, realmente con complicaciones relacionadas al mal manejo a los 30-35 años era la regla, era la norma, a una condición donde el niño o la niña pueden tener una vida basicamente normal, prácticamente sin limitaciones. Ese es el cambio que yo he visto, es increíble”.

¿Cuál es la clave del manejo de la diabetes?

“Un padre comprometido y una niña o niño comprometido, todos los segundos de todos los minutos de todas las horas de todos los días. Esa es la clave del buen manejo. Tu puedes tener el mejor médico del mundo y tener el peor control de la diabetes, sino tienes una familia que está comprometida a ayudar a su hijo o hija con la diabetes. De eso no hay duda. Pero el compromiso tiene que ir de la mano con educación, educación y más educación”.

¿Dónde consigue esa educación el paciente y la familia?

“Ese es el grave problema, el modelo tradicional es que vienes cada tres meses, hablas con la educadora de diabetes por unos 15 a 20 minutos y ya. Eso es lo que hay y no funciona. El modelo nuevo o el que uno quisiera ver, es la integración con todos los recursos disponibles en el internet y las redes sociales, que no son los recursos tradicionales de la visita a la oficina del médico cada tres meses. ¿Qué aprende uno cada tres meses? Lo que se necesitan son recursos confiables que estén disponibles 24/7, para que el paciente pueda accederlos cuando tenga necesidad, tiempo e interés. Por eso les mencioné anteriormente que la clave del manejo es un paciente y  una familia comprometida. Tu puedes tener lo nuevo, la tecnología más reciente, pero sin el compromiso, no podrás tener un buen control de la diabetes. No tienes que ser la persona más inteligente, pero si tener un real interés y compromiso de cuidar a tu hijo”.

Al terminar la entrevista quede maravillada, aprendí muchas cosas que desconocía del aspecto profesional del Dr. Daaboul. La salud de mi dulce guerrero está en muy buenas manos! No creo en las casualidades y agradezco muchísimo el haber tenido la dicha de que aquel 2 de junio de 2006, fuera Jorge el médico de guardia que nos atendió con mucha empatía en el hospital.

El Pediatric Endocrinology, Diabetes & Metabolism en el Florida Hospital for Children está localizado en la ciudad de Orlando, FL; proveyendo un servicio y atención de excelencia a aquellas familias que viajan en busca de segundas opiniones u otras alternativas de tratamiento y educación. Para citas o más información puedes hacer click en este enlace.

Este escrito fue desarrollado en colaboración con el Pediatric Endocrinology, Diabetes & Metabolism en el Florida Hospital for Children