Conducir un auto, ¿cómo educar a los dulces guerreros?

Según una reciente investigación, vivir con diabetes tipo 1 aumenta las probabilidades de tener un accidente de auto. El riesgo mayor es a la hipoglucemia severas, donde los reflejos y la coordinación se ven afectados, y la persona puede perder el conocimiento.

El estudio también reveló que los dulces guerreros con mayor riesgo son que los presentan hipoglucemias asintomáticas, ósea hipoglucemias en las cuales la persona no tiene síntomas.

Pero esto NO es razón para que los padres veamos el manejar un auto como algo que pone en riesgo la vida de nuestros hijos y decidamos no permitírselo hacer a nuestros hijos. Lo que SI tenemos que hacer, es enseñarles a cómo prepararse antes y durante conducen un auto, y qué hacer ante cada situación que se pueda presentar.

Los investigadores encontraron que el problema más frecuente es que muchas personas con diabetes tipo 1 no tratan la hipoglucemia de manera adecuada y la glucosa no sube con la rapidez necesaria.

Como padres nuestra tarea es educar a nuestros hijos y no dejar a un lado este aspecto tan importante en la vida de nuestros dulces guerreros. El tiempo pasa volando, y ya los dos hermanos mayores de Jaime tienen sus licencias de conducir un auto. Este tema es uno que tenemos que incluir en nuestras conversaciones con Jaime, ya que muy pronto va a poder comenzar a conducir.

Un auto nos ayuda a transportarnos, pero también puede ser un arma y tenemos que asegurarnos que nuestros dulces guerreros estén listos para conducir seguros. La rutina debe ser:

  • Antes de conducir, mide la glucosa, y de ser necesario consume carbohidratos de acción rápida
  • Revisa que tengas carbohidratos de acción rápida a la mano 
  • Mantén el móvil a la mano (OJO- no para distraerse, SOLO para emergencias)
  • Notifica a tus familiares o amigos a donde vas 
  • Lleva la identificación médica contigo
  • Si vas a manejar por largos periodos de tiempo, pon una alarma en tu teléfono para medirte cada cierto tiempo
  • Si te sientes mal, DETENTE y mide la glucosa.

La diabetes tipo 1 nos ha enseñado a tener un poco más de planificación y preparación antes de participar en cualquier actividad, y conducir un auto requiere de esa planificación y preparación. Es mejor ser exagerado y no tener que lamentar nada.