Cómo pintar el mundo de azul

A solo unas semanas para conmemorar el 14 de noviembre, vemos y publicamos muchísima información acerca de la importancia de esta fecha. Los medios se saturan de entrevistas, reportajes, algunos muy buenos y muchos otros con información a medias.

Pero mi pregunta es… ¿qué pasa después del 14 de noviembre?

La educación y abogacía de diabetes no se detiene, no puede detenerse. Es imposible que durante un mes, logremos dar a conocer nuestro querido círculo azul. Tenemos que sostener los esfuerzos durante todo el año.

Matemáticamente, las personas afectadas por diabetes son mucho más que las personas afectadas por el cáncer de mama o VIH. ¿Por qué no hacemos tanto ruido? ¿Por qué no vemos el color azul en todos los lados, como tan efectivamente lo hace el cáncer de mama durante el mes de octubre?

¿Por qué no hemos aprendido de los ejemplo de las organizaciones de cancer de mama o VIH, que han trabajado sin descanso para difundir información acerca de sus condiciones y crear conciencia en toda la población?

Hay quien puede decir que la diabetes enfrenta un problema de estigma (mayoritariamente en tipo 2), pero si ese es el caso, ¿cómo lo hizo el VIH? Sabemos que esta población lleva sobre ellos un estigma muy fuerte, aun así fueron resilientes y lograron hacer que su voz fuera escuchada.

La abogacía de diabetes NO es sólo en noviembre, NO es sólo el día 14. La abogacía de diabetes NO es sólo responsabilidad de las organizaciones, es responsabilidad de TODOS.