Comiendo a escondidas

Dejándome llevar por las muchas respuestas y comentarios recibidos a esta pregunta en el post de Facebook, son muchas las familias que tienen que lidiar con esta situación, ya sea en la casa o en la escuela. Cuando nuestros dulces guerreros comen a escondidas, nos están mintiendo, y aunque tratemos de culpar a la diabetes, esto no tiene nada que ver con la diabetes tipo 1 de nuestros guerreros.

Mentir es un comportamiento inapropiado, pero muy común en los niños, especialmente a temprana edad. Los niños menores de los 3 años probablemente no lo hacen a propósito, ya que todavía no comprenden lo que es mentir, y no lo hacen a propósito. Mientras van creciendo, comienzan a distinguir lo que está bien de lo que está mal y los padres comenzamos a enseñarles las consecuencias de sus actos, incluyendo las mentiras. Un niño mayor de los 6 años ya sabe que mentir está mal, así que si tu hijo es un adolescente y come a escondidas, te recomiendo averiguar el motivo por el cual tu hijo se comporta de esta manera.

Hay varias preguntas que debemos hacernos para tratar de entender por qué está sucediendo;
¿Estarán nuestros niños poniéndonos a prueba?

Como padres, debemos ser firme con respecto a las reglas de la casa, dejarle saber a nuestros hijos que las reglas se establecieron para mantener orden y que hay que cumplir con ellas.

¿Es nuestra comunicación familiar efectiva?

Estaremos llevando el mensaje de manera correcta, muchas veces como padres tambien nos equivocamos y tal vez necesitemos replantear las situaciones.

¿Somos muy prohibitivos con algunos alimentos?

Si prohibimos a nuestros hijos a comer algunos alimentos, seguramente lograremos que los deseen todavía más y probablemente los coman a escondidas.

¿Estaremos alimentando correctamente a nuestros hijos? ¿se quedó con hambre?

Nuestros niños crecen y necesitan una alimentación balanceada, incluyendo la ingesta de carbohidratos. Tal vez una reunión con un nutriólogo pueda aclarar la situación.

¿Estamos siendo un buen ejemplo para nuestros hijos?

Los niños aprenden de lo que hacemos los padres, y puede ser que no estemos dando el mejor ejemplo. A lo mejor estamos comiendo a cualquier hora, o comemos alimentos que le prohibimos a nuestro dulce guerrero.

¿Esta ese compartamiento escondiendo alguna necesidad emocional?

Muchas personas no saben como manejar la ansiedad o emociones y recurren a la comida. Si piensas esto es lo que puede estar sucediendo en tu hogar, busca ayuda.

He visto situaciones similares, incluyendo comer a escondidas, en la casa de amistades y familiares que no tienen hijos con diabetes tipo 1, lo que indica que este comportamiento no tiene nada que ver con la DT1, y mucho que ver con nuestro estilo de crianza. En nuestra casa NUNCA hemos tenido el problema de que Jaime o sus hermanos coman a escondidas. Siempre nos hemos esforzado por comer saludable y SÍ darnos nuestros gustitos cuando sea conveniente; recordando en todo momento la importancia de una alimentacion balanceada.

Nuestros hijos conocen las reglas de la casa, están concientes que sus actos tienen consecuencias, no hay alimentos prohibidos, tienen una alimentación saludable y balanceada, y mi esposo y yo somos un buen ejemplo para ellos.