Comentarios que nos desaniman

Sería fantástico que nuestro equipo de salud, específicamente nuestro endocrinólogo y educadora de diabetes, se mantenga al día con lo más reciente en diabetes tipo 1, y pudiéramos contar con sus conocimientos, consejos, apoyo y empatía, para manejar mejor la diabetes.  Desafortunadamente son muy pocos los profesionales de salud que son así. La gran mayoría conoce la parte teórica, pero desconocen mucho la parte práctica de esta condición; esa experiencia que nosotros los padres vamos adquiriendo día a día con nuestros dulces guerreros.

Durante los pasados años en los que hemos estado activos en las redes, hemos leído comentarios de algunos de ustedes acerca de las pláticas con su equipo médico. La gran mayoría han sido muy buenas, pero hay otras en las que no logro entender como algún profesional de la salud puede decir lo que ustedes comentan.

Por ejemplo:

Doctor, me interesa la bomba de insulina para mi hijo. El doctor responde; “Mire señora la bomba de insulina es un trabajo horrible y le dará más dolores de cabeza que otra cosa. Olvídese de eso.”

Doctora, ¿debería chequear la glucosa de mi hijo después de las comidas? La doctora responde; “Claro que no, sólo mida antes de la comida. Si lo hace antes y después se va a volver loca, ya que jamás tendrá números perfectos.”

Doctor, ¿me aconseja medir la glucosa de mi hijo durante la madrugada?

“No es necesario medir la glucosa de su hijo durante la madrugada, si la glucosa es mayor de 140 mg/dl a la hora de dormir.”

Doctor, estamos interesados en un monitor continuo de glucosa (MCG) y hemos leído que ayuda mucho al manejo de la glucosa. El doctor responde; “El MCG es una buen herramienta, pero vuelve loco a los padres. Las constantes alarmas pueden ser muy molestosas. No entiendo cómo hay padres que están constantemente mirando las glucosas de sus hijos.”

Para mi es muy triste leer comentarios así. La intención puede ser la mejor, pero los consejos, apoyo y empatía no son los mejores. Nosotros los papás de niños con diabetes (la mayoría quiero pensar) queremos aprender lo más posible para poder darles a nuestros hijos una niñez y adolescencia lo menos alterada por la diabetes tipo 1. Para lograr esto, necesitamos conocer todo truco, tip o consejo, y la mejor manera es a través de nuestras experiencias y las de otras familias y personas con diabetes. Por eso necesitamos que nuestro equipo de salud también participe en las redes sociales y nos dirijan a recursos prácticos, a personas que nos puedan compartir sus experiencias y aprender de ellos.

Si algún miembro de tu equipo médico te hace algún comentario similar a los antes mencionados, consulta con otras personas que viven con diabetes o padres de niños con diabetes. Pide “una segunda opinión” a los que vivimos y hablamos diabetes diariamente.