Chicos motivados, apoyados y educados; diabetes mejor controlada

Cuando hablamos de diabetes tipo 1, la educación es vital, esta conduce al buen control y manejo de la condición. Pero no podemos dejar a un lado el aspecto emocional. Cuando diagnostican a nuestro niño el coraje, frustración y tristeza que nos invaden son enormes, pero TENEMOS que dejar estos sentimientos a un lado. La diabetes tipo 1 no desaparecerá, por ahora no hay una cura y todavía no hay manera de prevenirla; por lo que hay que superar esas emociones iniciales antes de que puedas comenzar el proceso de educación de manera plena y estés listo para enfrentar los problemas que afectan el control de la glucosa.

Las mejores herramientas que podemos brindarle a los niños que tienen suficiente edad para comenzar a entender un poco mejor su condición, es apoyo y  educación en diabetes.

Como motivar al niño que vive con diabetes tipo 1

  • Amor y apoyo incondicional- uno de los factores determinantes de salud es la salud emocional del paciente. Estudios demuestran que el apoyo familiar fortalece la salud emocional del paciente, esto conduce a un mejor manejo y control de la diabetes. Un paciente cuyas necesidades básicas emocionalmente hablando no son satisfechas, tendrá muchos tropiezos para hacer frente a problemas futuros.
  • Debemos inculcar en los niños, seguridad y confianza de que estar educados en la condición y ser parte activa de su cuidado es importante para ellos y que de hacerlo de manera correcta asegura el éxito del tratamiento.
  • Hay que tener claro que la edad del niño será la que dictará cuan activo va a participar en su auto cuidado. Queremos ir educándolos, pero no queremos que toda la responsabilidad recaiga en ellos desde muy temprano.
  • Concéntrate en el progreso, no la perfección- No podemos establecer metas inalcanzables, lo más recomendable es comenzar poco a poco, “baby steps” y sin prisa alguna.
  • Suelta las riendas- No queremos ser los policías de la diabetes, queremos ser papá y mamá, las personas que más aman a sus chicos y lo único que deseamos es su bienestar.  Esto le permitirá a tu hijo crear la confianza necesaria para dialogar contigo en caso de que haya hecho algún desarreglo o cometido algún error en su tratamiento. (Así debería ser en todos los aspectos de la vida de nuestros hijos)
  • Utiliza palabras alentadoras, no de miedo- Las famosas tácticas de miedo sobre las complicaciones futuras no son eficaces. Podemos dejarle saber cuales cambios son necesarios y brindarle nuestros consejos, pero NUNCA debemos recurrir a las tácticas de miedo. Si quieres motivar utiliza palabras de aliento y esperanza.
  • Se paciente- Educar acerca de la diabetes tipo 1 requiere mucho  tiempo, “trial and error” y mucha paciencia.
  • Busca ayuda- Los niños y jóvenes que con diabetes tipo 1 se benefician de la interacción con otros niños y jóvenes que viven con diabetes. Busquen un grupo de apoyo, promuevan la participación en este tipo de actividades. Será tan beneficioso para el niño como para la familia. ¿Quién crees entenderá tus situaciones diarias? Alguien que a diario vive lo mismo que tu, que habla el mismo lenguaje, automáticamente la empatía nos unirá.

La diabetes tipo 1 es una condición de por vida que puede parecer abrumadora en muchas ocasiones. Apoyar a tu hijo a participar en el desarrollo de un plan de metas, tratamiento, la toma de buenas decisiones y la EDUCACION los ayudará a sentirse en control de la  condición. Controlemos nosotros la diabetes tipo 1, esta NO nos controlará.