Carta Internacional de Derechos y Responsabilidades de la Persona con Diabetes

idf carta¿Sabías que desde abril del 2011 existe una Carta Internacional de Derechos y Responsabilidades de la Persona con Diabetes? Esta fue creada por la Federación Internacional de Diabetes con la visión de:

• optimizar la salud y la calidad de vida de las personas con diabetes

• permitir a las personas con diabetes tener una vida lo más normal posible

• reducir o eliminar las barreras para las personas con diabetes para que puedan alcanzar su máximo potencial como miembros de la sociedad.

La carta

• establece los derechos así como las responsabilidades para las personas con diabetes

• reconoce la gran variedad existente en calidad sanitaria en el mundo así como las costumbres y prácticas que impactan de diferente manera en las personas con diabetes

• representa el ‘estándar de oro’ en atención, tratamiento, prevención y educación al que todos los países y personas pueden aspirar

¿Conoces cuales son esos Derechos y Responsabilidades?

1. El  Derecho a una atención

Las personas con diabetes tienen el derecho a:

• un diagnóstico temprano y acceso a un tratamiento y atención asequible y equitativo independientemente de su raza, etnia, sexo o edad, incluido el acceso a una atención y apoyo psicosocial

• recibir consejo fiable y con regularidad, educación y tratamiento de acuerdo con prácticas basadas en evidencia que se centren en sus necesidades independientemente del entorno en el que reciben la atención

• beneficiarse de actividades comunitarias relacionadas con la salud, campañas de educación y prevención en todos los ámbitos sanitarios

• acceder a servicios y atención de alta calidad durante y después del embarazo y parto

• acceder a servicios y atención de alta calidad durante la infancia y adolescencia, reconociendo las necesidades especiales de aquellos que necesariamente no están en una posición de representarse ellos mismos.

• cuidados de transición adecuados, teniendo en cuenta la evolución de la enfermedad y los cambios que tengan lugar debido a la edad

• la continuidad de una atención adecuada en situaciones de emergencia o desastre

• ser tratados con dignidad y respeto – incluido el respeto a creencias individuales, religiosas y culturales y el punto de vista paternal – por los proveedores sanitarios, y tener la libertad de realizar reclamaciones sobre cualquier aspecto de los servicios diabéticos sin detrimento de su atención y tratamiento

• que la información relacionada con su diabetes se mantenga confidencial y no se comparta con terceras partes sin su consentimiento, y decidir si se toma parte de programas de investigación, sin detrimento de la atención y tratamiento

• abogar, individual y colectivamente, para que los proveedores sanitarios y aquellos con poder de decisión realicen mejoras en la atención y servicios diabéticos.

2. Derecho a la Información y educación

Las personas con diabetes y los padres y cuidadores de personas con diabetes tienen derecho a:

• información y educación sobre diabetes, incluido cómo se puede prevenir, cómo la detección temprana en personas de alto riesgo es una ventaja, cómo la enfermedad se puede controlar efectivamente y cómo acceder a recursos clínicos y de educación

• educación sobre autocontrol de alta calidad, en grupo o individual, en el momento del diagnóstico y cuando sea necesario que integre los aspectos clínicos, de comportamiento y psicosociales de la diabetes

• ser parte de la evaluación, planificación e implementación así como el control de su atención y objetivos de salud

• información fiable sobre los nombres y la dosificación de cualquier terapia y medicamento, sus acciones y posibles efectos secundarios e interacciones con otras condiciones médicas y terapias específicas del individuo

• acceso individual a sus archivos médicos y otra información relevante si se solicita y el derecho a que ésta sea compartida.

3. Derecho a la Justicia Social

Las personas con diabetes tienen derecho a:

• ser un miembro totalmente comprometido de la sociedad, ser tratado con respeto y dignidad por todos, sin que tengan la sensación de que deban ocultar el hecho de tener diabetes

• medicinas asequibles y tecnología de autocontrol

• ser tratadas justamente en el trabajo y en su progresión profesional al mismo tiempo que se reconoce que hay ciertas ocupaciones donde los riesgos identificados pueden limitar la contratación de las personas con diabetes

• ser tratados con respeto y dignidad por todos los sectores de la sociedad

• no haber sido discriminado en contra en la obtención de cobertura de seguros y en la solicitud del permiso de conducir

• tener todo el apoyo necesario en las actividades preescolares, la escuela, durante las actividades extracurriculares y clubs sociales así como en el lugar de trabajo, y dar permiso para acudir a citas médicas así como el tiempo y la privacidad para medirse y administrarse las medicinas en un entorno limpio y seguro

• crear o participar en una organización representante de pacientes y buscar apoyo de los cuerpos sanitarios o relacionados y la sociedad civil para su organización.

4. Responsabilidades

Las personas con diabetes tienen la responsabilidad de:

• compartir información con su proveedor sanitario sobre su actual estado de salud, todos los tipos de medicamentos que utiliza, alergias, entorno social, estilo de vida y otra información que pueda ser relevante para que el proveedor sanitario determine el tratamiento y las recomendaciones adecuadas.

• controlar su plan de cuidados y tratamiento acordados

• adoptar, implementar y controlar comportamientos saludables en su estilo de vida como parte del autocontrol de su diabetes

• compartir con su proveedor sanitario cualquier problema que experimenten con el plan de tratamiento recomendado, incluido cualquier barrera para implementarlo con éxito

• informar a la familia, el colegio, compañeros de trabajo y amigos sobre su diabetes para que puedan apoyar a las personas con diabetes, cuando o si fuera necesario

• mostrar consideración y respeto para con los derechos de otras personas con diabetes y sus proveedores sanitarios.

¿Cuantos de estos derechos te han violentado, a cuantas personas conoces que han sido discriminados o marginados? ¿Cuantos miles, sino millones de personas NO reciben el diagnostico y tratamiento adecuado?

Todos estos derechos que nos otorga esta carta solo serán alcanzados cuando nosotros, las personas afectadas por diabetes nos unamos y exijamos que hagan valer esos derechos. Somos nosotros los movimientos sociales, los que provocan cambios; qué estamos esperando?