Carta de una niña con diabetes a Santa Claus

Como parte de la tradición de Navidad, los niños escriben sus cartas a Santa Claus, Papá Noel,  Viejito Pascuero o al Niño Jesus, para pedirle los tan esperados regalos de la época. Estas cartas pueden incluir muñecas, videojuegos o aparatos electrónicos, pero la de los niños con diabetes en ocasiones pueden tener otros pedidos.

En estos días, mientras leía los comentarios en un grupo de padres de niños con diabetes tipo 1, encontré un post que me tocó mucho y trajo a la luz una de las muchas realidades de nuestra vidas con diabetes. Esta mamá guerrera compartió una foto de la carta que su hija de 9 años le había enviado a Santa Claus.

La carta comienza así:

Querido Santa, 

Espero estés muy bien, te escribo para decirte que este año me he portado muy bien, en la escuela tengo “verde” en conducta y me gusta mucho mi maestra. Me gustaría pedirte para esta Navidad estos regalos:

  1. Isabelle de American Girl
  2. Ropa y accesorios para Isabelle
  3. Anna y Elsa de Frozen
  4. Rip Stick rosado
  5. Bomba de insulina, no sé si sabes lo que es pero creo debes llamar a un médico. Necesito la bomba para ya no tener que inyectarme más insulina, la bomba tiene un tubito que me da la insulina que necesito. Te la pido porque es muy cara y mis papás no la pueden pagar.

Este año te haré galletas de avena y los venados tendrán zanahorias. Que tengas un buen viaje y ojalá lleguen mis regalos.

Un beso, 

Carolina (nombre ficticio para proteger la identidad de la niña)

Imagina leer este del puño y letra de una niña de 9 años, con su típica ortografía y letras aún poco uniformes. En el mensaje, su mamá comentó que le provocaba tristeza que la diabetes se haya inmiscuido hasta en los regalos de Navidad de su hija. En una nota positiva, la mamá dice que su hija va a estar muy sorprendida, pues luego de 9 meses de constantes batallas con la aseguradora de salud, esta chica SI tendrá su bomba de insulina y Santa Claus será todo un héroe. 🙂

Ciertamente nuestros dulces guerreros son excepcionales, lo triste es que una bomba de insulina no debe ser un pedido a Santa. La bomba de insulina debe ser parte de los suplidos u opciones de tratamiento de todas las personas con diabetes tipo 1. Provoca coraje saber que hay países donde el acceso a estos avances de tecnología es muy limitado y el costo muy alto.

Ayer en nuestra página de Facebook, preguntamos que deseas para esta Navidad. Para la gran mayoría la salud fue lo más deseado, y luego la cura de la diabetes tipo 1; pero por qué no desear que comencemos a ver cambios positivos a favor de nuestros niños. Que haya acceso justo a medicación y tecnología, que las familias tengan donde educarse y logren empoderarse de la diabetes de sus hijos.

No basta desearlo, hay que concretizar los deseos y buscar maneras de poner nuestro granito de arena para lograrlo.

Les deseamos a todos que sus deseos y anhelos sean cumplidos, sin olvidar que los deseos sin acciones solo son deseos.

¡Feliz Navidad!