Biografía de nuestra Tía Bety

Hoy les presento una biografía de la Tía Bety que vive en nuestra casa. Aunque tendremos muchas similitudes, cada Tía Bety es diferente y nuestras experiencias o memorias con ella son muy variadas.

Fecha de nacimiento

A ciencia cierta nadie sabe, pero es bastante viejita. La conocimos el viernes 2 de junio de 2006.

¿Qué trajo en su maleta?

Mucha sed, cambio de humor, orinar frecuentemente, perdida de peso, niveles de glucosa elevados, hospitalización y un boleto de ida solamente.

¿Cómo la recibimos?

Con miedo, incredulidad, tristeza, shock, coraje, interrogantes y mucha confusión.

¿Qué fue lo primero que aprendimos de la Tía Bety? 

Aprendimos que ella decidió mudarse a nuestro hogar sin haber sido invitada. Que la señora tiene un problema serio de carácter, trata de ser caprichosa y es volátil. Es impredecible y muestra cambios rápidos de emociones. Cuando pensamos que ya va a estar tranquila, se alborota sin tener razón. Desde temprano aprendimos que a la Tía Bety le gusta hacer lo que quiera, y no íbamos a permitir que controlara nuestras vidas. Por eso establecimos unas reglas muy estrictas para que ella se adaptara a vivir en nuestro hogar.

Bebida favorita

Disfruta pequeños sorbos de un líquido transparente con un olor muy peculiar y distintivo, llamado insulina. Todo el día este líquido la mantiene relajada y de buen humor. Nada como una refrescante dosis de Novolog, Humalog o Apidra para liberar el estrés!

¿Cómo toma su bebida favorita?

Gracias a la tecnología, logramos regalarle a la Tía Bety una fuente inagotable de insulina. Con el Omnipod (bomba de insulina), la tía recibe las cantidades de insulina necesarias para que no se nos deshidrate. Cuando ingiera alimentos le podemos ofrecer mayores cantidades de este líquido transparente que la hace tan feliz.

¿Cuál es su número favorito?

La Tía Bety no tiene un número favorito, pero le encantan los números entre 80 y 130. Dice que con esos números se concentra mejor, se siente ágil, fuerte y saludable. La tía cuenta que siempre le han encantado las matemáticas, está acostumbrada a trabajar con números, a restar, sumar, multiplicar y dividir (¿se imaginan por qué?).

¿Qué comidas disfruta?

Uff, ella come de todo y hemos tenido que educarla al respecto. La complacemos en sus gustitos pero no muy frecuentemente, poco a poco ha ido aprendiendo a disfrutar de las frutas, ensaladas y granos enteros. Curioso que hace poco, ella misma nos comentó lo bien que se siente cuando se alimenta de manera saludable y acompaña su comida con una sabrosa dosis de insulina.

¿Qué es lo más que le molesta?

La tía pierde su temperamento cuando la insulina esta vieja y no le sabe bien, también se pone de muy mal humor cuando come y no toma su insulina o cuando siente que se va a enfermar. Cuando las hormonas están haciendo su trabajo se irrita, especialmente cuando hay adolescentes en la casa.

¿Qué es lo más que le gusta?

Le encanta la estabilidad, no le gustan los sube y bajas, la desorganización o la falta de planificación y compromiso. ¡La tía es muy exigente! A la tía le encanta el ejercicio, disfruta de correr, brincar o caminar.

¿Tiene amigos la Tía Bety?

Su amigo más cercano se llama Jaime, ella lo acompaña a todas partes y de vez en cuando trata de hacerle la vida un poco más difícil al chico. Con la familia de Jaime se lleva bien, porque se ha dado cuenta de que ellos están muy unidos y comprometidos de educar, apoyar y empoderar a su dulce guerrero para que pueda mantener tranquila a la Tía Bety.

Cada día vivimos con esta condición que NO invitamos a nuestros hogares, es parte de la vida diaria de nuestros chicos; negarla, odiarla y no hacer lo posible por conocerla es la peor decisión. De manera jocosa, ¿cómo es la Tía Bety que vive contigo?