Aprendiendo a través de las experiencias

¿Qué lecciones he aprendido a la fuerza?

La realidad es que todo lo que he aprendido acerca de la diabetes tipo 1, ha sido a la fuerza. ¿Por qué? Estoy segura de que ninguno de nosotros deseaba vivir lo que nos ha tocado, nos hubiera gustado quedarnos sin todo este conocimiento y responsabilidad.

Pero ya estamos en esta travesía sin marcha atrás, entonces por donde empiezo a nombrar las cosas que he aprendido a la fuerza…

He aprendido a la fuerza que:

Mi familia y yo somos más fuertes de lo que pensábamos

Mi hijo Jaime es un pequeño ser lleno de valor y optimismo

Aunque piense que he hecho todo como corresponde, hay muchos factores que no puedo controlar y estos afectan la glucosa de Jaime; no me puedo desesperar

La paciencia, perseverancia y positivismo aunque demoran en desarrollarse son necesarias para no perder los deseos de darle la batalla a la diabetes tipo 1 

Este proceso de educación no termina, siempre aprendemos algo 

La organización es clave en el buen control de esta condición

El desesperarme no resolverá nada, la frustración es tu peor compañera

Dormiré poco y mi “chip” de mamá guerrera no tiene botón donde ser apagado

Cuento carbohidratos con solo mirar las comidas 

Mi instinto de mamá no falla, aun cuando no sea tiempo de hacer la prueba de glucosa, si algo dentro de mi me dice que lo haga; hay que hacerlo

Las alarmas de mi teléfono no solo sirven para levantarme, también son mi recordatorio  para hacer el monitoreo

Conozco de memoria la cantidad de pasos necesarios para llegar a la cama de Jaime con los ojos cerrados

Una glucosa de 90 mg/dL durante la noche no provoca tanta tranquilidad como por el día; esa glucosa significa más monitoreo y menos horas de sueño

Aunque mi proceso de aprendizaje o bienvenida al dulce (aunque parezca más amargo que dulce) mundo de la diabetes tipo 1 haya sido impuesto, son muchas las buenas experiencias y me ha dado la oportunidad de conocer mucha gente increíble. Muchas de esas personas pacientes de la condición, padres, familiares y los que no tienen ningún tipo de relación con la diabetes pero entienden y sienten el gran compromiso de ayudar a los dulces guerreros. Son tantas las cosas que esta condición nos ha hecho aprender, de buena o mala manera que podría escribir por días. Estoy segura de que sus lecciones con esta condición han sido tan variadas e interesantes como las mías.  Lo importante es seguir aprendiendo de cada situación, cada lección es un paso más que adelantamos en este largo camino. Todo lo que vivimos tiene un propósito, continuemos expandiendo nuestro resumé de experiencias y corrijamos los errores pasados.

One thought on “Aprendiendo a través de las experiencias

  1. Carmen Temina

    lo que si he aprendido yo, es que la diabetes une, que no todo es malo, en la condicion de serlo, ahi esta el ejemplo de tu familia y y yo quiza no hubiera aprendido tanto con vosotros y hubiera conocido a gente asi, me alegro muchas veces de ser daibetica…a si es aunque suene raro, tambien he aprendido a cuidarme mejor y asi cuidar a mi familia tambien auqneu ellos no tengan el problema ahora pero quien sabe, hay que como siempre digo primero aprender y luego enseñar…..besos

Comments are closed.