Apidra

Apidra“Sra. Ferrer, de ahora en adelante su plan médico solo cubrirá la Apidra, como insulina rápida”. Esa fue la noticia que recibí unos meses atrás, durante mi visita mensual a la farmacia para recoger los suplidos de Jaime. No me agradó la noticia y al principio me moleste, me sentí frustrada y no entendía la razón para cambiar de insulina, cuando la que estábamos utilizando estaba trabajando muy bien.

Desde el diagnóstico de Jaime, habíamos usado Novolog y Humalog, ya me sentía cómoda con su función, sabía como trabajaba en el organismo de mi dulce guerrero y no veía por que cambiarla. En ese momento de incertidumbre llamé a la oficina del Dr. Daaboul y hablé con Darcy, la educadora de diabetes. Le expliqué lo que estaba pasando y me dijo que no me preocupara, que nos ajustaríamos a la Apidra rápidamente y nos iba a gustar la manera de como funciona en el cuerpo de Jaime. Ese mismo día, en la tarde, el Dr. Daaboul me envío un mensaje diciendo que no me preocupara, que me iba a acostumbrar y se atrevía a decir que me iba a gustar mucho como trabaja la Apidra.

Todavía un poco intranquila, antes de comenzar a utilizar la nueva insulina y durante mi viaje a Philadelphia tuve la oportunidad de hablar con padres de otros dulces guerreros y con dulces guerreros adultos que utilizan Apidra. Todas sus opiniones fueron muy positivas; eso me daba aun más tranquilidad y tan pronto regresé del viaje, comenzamos a utilizar Apidra.

¿Qué he notado con el cambio de insulina?

  • Trabaja rápido
  • Para mi es más potente
  • Su pico de 2 horas es exacto
  • No tiene cola
  • Menos hipoglucemias
  • Utilizo menos cantidad de insulina diaria (ya que son menos las correcciones)

Nosotros acostumbramos a seguir la regla de las dos horas y como parte de esa regla, hacemos el monitoreo de la glucosa en sangre dos horas después de enviar un bolo. Cuando utilizábamos Novolog o Humalog, tenía que tener en cuenta que a las dos horas, la insulina todavía estaría activa en el cuerpo de Jaime por otra hora y media a dos horas más. Esto en ocasiones, provocaba hipoglucemias. Ahora utilizando la Apidra, la medida de glucosa en sangre dos horas después de enviar el bolo es básicamente la misma que tendrá hasta la próxima merienda.

Los promedios diarios de glucosa han mejorado muchísimo y las hipoglucemias también se han reducido. Como todo, las primeras semanas fue un proceso de observación, aprendizaje y ajustes.

Durante la pasada visita a la oficina del Dr. Daaboul, le comenté que me sentía muy feliz con la Apidra y que nuestros números en general estaban mucho mejor. Su reacción; “Ya ves, te dije que te gustaría mucho y la entenderían muy rápido”.

Admito que luego de mi coraje, frustración y una llamada al seguro médico para indagar acerca de la razón del cambio; tengo que admitir que la Apidra me encanta. Me gusta como trabaja y como el organismo de Jaime la asimila. En ocasiones nos cerramos a nuevas opciones, ya sea por comentarios que hemos escuchado de otras personas o por el simple desconocimiento; de cualquier manera, estamos dejando pasar oportunidades o cambios positivos que nos pueden ayudar a lograr un mejor control de la diabetes.