Adolescencia y diabetes tipo 1

¿Qué edad presenta la mayor cantidad de retos en los dulces guerreros? Fuente: MyGlu.org
A partir de qué edad la diabetes es más difícil? Fuente: MyGlu.org
A partir de qué edad la diabetes es más difícil? Fuente: MyGlu.org

Esos años de adolescencia, vienen lleno de retos y nuevas situaciones para las familias. En el caso de nosotros, las familias de los dulces guerreros, la adolescencia puede llegar con uno que otro reto, que en más de una ocasión, nos quitará el sueño y la paz.

Aunque todavía te falten unos años para llegar a esta etapa o ya estés próximo a ella, debemos estar preparados. Pero, ¿cómo nos preparamos para la adolescencia de nuestros chicos que viven con diabetes?

Lo primero que debemos tener muy claro es que las hormonas serán el enemigo principal del manejo de la diabetes. Harán fiesta, provocando hiperglucemias que no tendrán sentido o hipoglucemias que nunca vimos venir. La adolescencia provoca un tipo de resistencia a la insulina que en unión con las hormonas nos harán el trabajo más difícil.

Pero es justo en la adolescencia donde debemos comenzar a soltar un poco las riendas y dar más responsabilidades a nuestros hijos, irónico, ¿no? ¿Cómo darle responsabilidades si nosotros no logramos entender o manejar la diabetes como quisiéramos durante la adolescencia? Más responsabilidades para nuestros chicos en el manejo de diabetes para nosotros significa supervisar y observar más aún, participar cuando sea necesario y tratar de no criticar o juzgar. Nuestros adolescentes están en una etapa donde son muy vulnerables a las críticas, el que dirán y pueden tomar una actitud muy defensiva. Actitud que demostrarán con mal carácter y la típica actitud retante.

Trato de imaginar como será esa etapa en nuestro hogar y aunque Jaime siempre ha sido muy responsable con su tratamiento; nada nos asegura que no tendremos esos momentos.

Durante la adolescencia los chicos pueden perder el interés en el manejo óptimo de su diabetes, en ocasiones no le prestan la atención necesaria y lo olvidan, y en otros casos por que están pasando por el llamado “Diabetes Burnout”. Las razones que propician esto pueden ser variadas y ser influenciadas por la presión y el deseo de pertenecer a un grupo, no quieren que la diabetes los hagan sentirse diferente y el típico pensamiento de todo adolescente; “yo se como hacerlo todo”. De buenas a primeras son muy independientes y sienten que pueden controlar todo, sin pensar en las consecuencias. Todavía sus mentes no están desarrolladas para pensar en las consecuencias de sus actos.

Cuando esto sucede:

  •  Mienten acerca de sus niveles de glucosa en sangre (si es que hacen el monitoreo)
  •  No se hacen los monitoreos necesarios
  •  No utilizan la insulina de manera correcta (sobretodo las chicas que para perder peso, NO la usan)
  •  Aparecen niveles de glucosa en sangre muy altos o bajos sin explicación
  •  El glucómetro o la bomba de insulina son objetos “privados” y fuera del alcance de los padres
  •  Vemos cambios en su actitud

Cuando vemos estas señales, debemos calmarnos, buscar ayuda y entender como se maneja la situación. Busca apoyo en un trabajador social o consejero, antes de comenzar a dar sermones, castigar o tomar decisiones. Una de las cosas que yo como madre quiero, es que aún durante esa etapa tan difícil, Jaime no me vea como el enemigo o como hemos dicho antes el “policía de la diabetes”. Quiero que entienda que siempre estaré al pendiente, que si necesita ayuda allí estaré, pero que no olvide que soy su madre y lo único que deseo es su bienestar y salud.

La diabetes de nuestros chicos nos requiere ser médicos, enfermeros, nutricionistas, chefs y psicólogos. La adolescencia será la prueba de fuego para ver cuanto hemos aprendido acerca de psicología y manejo de emociones. face

Si ya tu hijo está en esta etapa de adolescencia, cuéntanos cómo lo están manejando. ¿Que retos o situaciones han enfrentado?