{ACTUALIZACIÓN} La vacuna que podría revertir permanentemente la diabetes tipo 1

En el 2015, durante las Sesiones Científicas de la Asociación Americana de Diabetes, la doctora Denise Faustman, directora del laboratorio de inmunología del Massachusetts General Hospital, hizo un anuncio esperanzador para muchas familias guerreras, donde anunciaba la reversión de la diabetes tipo 1 en ratones y la finalización de un exitoso ensayo clínico en humanos en fase I de vacunación con la vacuna de Bacilo Calmette-Guerin (BCG).

Durante el pasado fin de semana, dos años después de comenzar el innovador ensayo clínico de fase II –de cinco años de duración– para revertir la diabetes tipo 1, la doctora Faustman, la investigadora principal del ensayo clínico, volvió a utilizar la plataforma de las Sesiones Científicas de la Asociación Americana de Diabetes para anunciar que han descubierto que la vacuna de BCG podría revertir de forma permanente la diabetes tipo 1.

Según la doctora Faustman, los resultados preliminares muestran que a diferencia de otras vacunas que irritan los glóbulos blancos para provocar una respuesta inmune, la vacuna BCG afecta a los glóbulos blancos a nivel genético, regulando la expresión genética, qué genes se expresan y cuáles no. Por lo tanto, el cuerpo deja de producir los glóbulos blancos anormales responsables de la enfermedad autoinmune, lo que sugiere que la vacuna podría revertir permanentemente la diabetes tipo 1.

El ensayo clínico de fase II investigará si la vacunación repetida con BCG puede mejorar clínicamente la diabetes tipo 1 en adultos entre 18 y 60 años de edad que tienen niveles pequeños, pero aún detectables de secreción de insulina del páncreas.

El BCG es un medicamento genérico con más de 90 años de uso clínico y datos de seguridad, aprobada por la FDA para la vacunación contra la tuberculosis y para el tratamiento del cáncer de vejiga. Se sabe que la vacuna eleva los niveles del factor de necrosis tumoral (TNF, abreviatura en inglés de tumor necrosis factor) modulador inmunológico, que el equipo de la doctora Faustman demostró anteriormente que puede eliminar temporalmente en humanos y en ratones los glóbulos blancos anormales responsables de la diabetes tipo 1. El aumento de los niveles de TNF también estimuló la producción de células T reguladoras, que regulan o suprimen a otras células del sistema inmune.

La vacuna de BCG es una vacuna genérica y muy económica, que se utiliza en China, África y América del Sur para prevenir la tuberculosis. Debido a que la tuberculosis no es común en los Estados Unidos, los niños  de este país no reciben esta vacuna. La vacuna BCG se ha utilizado 4 billones de veces en los últimos 100 años y el año pasado, se administraron 100 millones de dosis en niños recién nacidos.

Los resultados no sólo traen una comprensión más amplia de los estudios en curso de la vacuna para la diabetes tipo 1, sino que también explican por qué la vacuna es tan eficaz en el tratamiento de otras enfermedades autoinmunes – desde la esclerosis múltiple (estudios con la vacuna en Italia) a las alergias alimentarias (estudios con la vacuna en Australia).

Aunque la mayoría de las vacunas se usan preventivamente, Faustman prevé que esta vacuna esté disponible para cualquier persona que tenga alguna enfermedad autoinmune.

“Estamos tratando de definir la dosis más eficaz y cuán significante pueda ser su impacto,” dijo Faustman.