6 cosas que te hacen darte cuenta que la diabetes tipo 1 ya es parte de rutina

Cuando entramos a este mundo de diabetes, lo hacemos con pánico, sentimos que caminamos sobre un terreno muy frágil y en ocasiones sentimos que no podremos con todo este nuevo normal. Pero, como siempre les digo a las familias de nuevo diagnóstico, las cosas mejoran y nos adaptamos a nuestras nuevas rutinas. COmpartimos con ustedes algunas situaciones en las que te das cuenta que ya las cosas han mejorado y que hemos adaptado la diabetes tipo 1 a nuestras vidas.

1.Que el sentimiento de frustración, desesperación, ansiedad y miedo al momento del diagnóstico es normal, pero en algún momento vivir con diabetes se convertirá en el nuevo normal diario y no se sentirá tan abrumador como en los primeros días, semanas y meses después del diagnóstico. Tenemos que sobrepasar esta etapa lo antes posible. Buscar algún grupo de apoyo es importante para aprender de las experiencias de otras familias, y no sentirnos solos.

2. Que la nevera o refrigerador no es solamente para guardar los alimentos. De seguro guardas la insulina en el refrigerador, posiblemente al lado de la mantequilla o la leche.

3. Que con una buena planificación, podemos dejar a Jaime sólo en su práctica de béisbol o alguna otra actividad social con sus amigos. Lo hacemos por periodos cortos de tiempo, pero nos atrevemos, y poco a poco esos periodos van aumentando a la misma vez que Jaime continúa creciendo, madurando y mejorando sus destrezas en el manejo de la diabetes.  

4. Que el conteo de carbohidratos NO es exacto y SI un estimado. En ocasiones hacemos el cálculo correcto, pero en otras fallamos. Hemos aprendido a no sentirnos culpables cuando el conteo de carbohidratos y la insulina administrada no logran mantener la glucosa en el rango deseado, dos a tres horas después de la comida. Monitoreamos y corregimos con un bolo de insulina si hay hiperglucemia o una tendencia hacia arriba en el nivel de glucosa. Si hay hipoglucemia o una tendencia hacia abajo en el nivel de glucosa, ingerimos carbohidratos de acción rápida.

5. Que la regla de 15/15 no siempre es necesaria. Cuando el nivel de glucosa está bajo o hay una tendencia hacia abajo, no siempre ingerimos 15 carbohidratos de acción rápida. En ocasiones solamente se necesitan 4 carbs o a lo mejor 20 carbs. Esto es algo que poco a poco ustedes pueden ir intentando, siempre con un monitoreo de glucosa frecuente. No se ustedes, pero durante los primeros años usábamos la regla de 15/15, de ingerir 15 carbohidratos y luego esperar 15 minutos. Volvíamos a monitorear la glucosa y si todavía no estaba en rango, repetíamos la ingesta de otros 15 carbohidratos. El resultado era un eterno sube y baja de la glucosa y una lucha continua para mantener la glucosa en rango.

6. Que ya no llamas con tanta frecuencia a la oficina de tu médico o educador de diabetes. No es que ya no llamemos, llamamos cuando sea necesario, pero durante el primer año después del diagnóstico de Jaime llamamos con mucha más frecuencia e hicimos muchísimas preguntas. Hacer preguntas fue muy valioso, y lentamente aprendimos más sobre la diabetes. Esos conocimientos nos dieron confianza para atrevernos a comenzar a hacer pequeños ajustes en los basales y la administración de insulina, y poco a poco ser más independientes en el manejo de la diabetes y sentirnos empoderados.

El tiempo y la educación son nuestros aliados, con pasos firmes y nuestra determinación, perseverancia y ganas de lograrlo, SI lo lograremos.