5 confesiones del manejo de la Tía Bety en casa

confesiones1. Nuestros números no siempre son “Happy Numbers”.

Estas fluctuaciones son más notables cuando Jaime atraviesa por periodos de crecimiento o cuando el pod no está trabajando de manera correcta. En ocasiones, también tenemos números que no sabemos de dónde han llegado. Confesión – me frustro, me da coraje y me desespera sentir que perdemos el control que tanto nos cuesta adquirir. En esos momentos recibo el apoyo de mi esposo y me recuerda que el control de la diabetes es sólo temporero, y que los números son información necesaria para lograr el buen manejo de la diabetes y en ocasiones van a estar más altos o bajos de lo que deseamos. Esto no significa que hemos perdido el control de la diabetes de nuestros dulces guerreros, significa que nos ha tocado vivir, día a día, con una condición difícil de manejar y tenemos que mantenernos educados y contar con el apoyo de nuestra pareja, un amigo, un familiar o alguien que entienda lo que vivimos.

2. Aún con toda la educación de diabetes y apoyo que proveemos a otras familias, mi familia y la de mi esposo todavía no entienden lo que es cuidar y criar a un niño con diabetes tipo 1. 

Nuestras familias pueden pensar que somos sobre protectores con nuestros hijos o exagerados en la cantidad de monitoreos de glucosa… Los reto a cambiar lugares y lograr mantener las glucosas de un chico en rango, sin quitarle su niñez. Me gustaría que entendieran mejor lo que a diario nos enfrentamos, pero a la misma vez, también entiendo que somos nosotros, y no ellos, los que tenemos que educarnos y cuidar de nuestros guerreros.

3. En ocasiones se nos olvida enviar el bolo, sobretodo cuando hay una hipoglucemia antes de la comida. 

¡Ufff! Como me desespera esto, pero que les puedo decir que nos ha pasado y seguramente nos volverá a pasar en el futuro. No es hasta que algo me hace recordar o que hacemos el monitoreo de las 2 horas después del supuesto bolo, que me doy cuenta que NO se envío el bolo. Hacemos la corrección y seguimos monitoreando el comportamiento de la glucosa. Esta es una de las razones por la cual es recomendable hacer el monitoreo de la glucosa dos horas después de la ingesta de alimentos. ;-(

4. En ocasiones se me olvida cambiar la lanceta.

Por lo general cambio la lanceta un día si y un día no, pero también se me ha olvidado hacerlo por varios días.

5. Hacemos cambio de pod a cualquier hora del día, incluyendo la noche.

Aunque no se recomienda hacer cambios de infusión en la noche, en ocasiones no tenemos otra alternativa. ¿No duermes esa noche? Esta pregunta me la han hecho mil veces, mi respuesta; “ soy nocturna, trabajo hasta tarde y le mido la glucosa a Jaime mientras duerme”.

El manejo de la diabetes de Jaime, no es un secreto para muchos, pues utilizo nuestras experiencias como método de enseñanza o ejemplo de cosas que vivimos a diario. Ahora te pregunto, ¿qué confesión podrías hacer acerca del manejo de la Tía Bety en tu casa?