34 años con diabetes tipo 1, cero complicaciones… Una historia ejemplar

Les presento a Tharmy, una dulce guerrera de Venezuela que tiene toda una vida de historias con diabetes tipo 1. Comparto la historia de Tharmy, pues siempre me ha llamado mucho la atención el optimismo y el compromiso que siempre ha demostrado aún cuando la diabetes tipo 1 la acompaña desde hace mucho tiempo. Hoy día Tharmy se dedica a la educación en diabetes, labor que realiza con mucho empeño y cariño. Como ella misma dice: “La satisfacción que produce sentir que Dios ha puesto en tu camino una condición por algo y entender por qué lo hizo, definitivamente no tiene precio.”

Hola amigos, me llamo Tharmy y también tengo diabetes. Específicamente Diabetes Mellitus Tipo 1. Para mi es maravilloso tener la oportunidad de contarles quien soy y transmitirles mi experiencia en el transcurso de lo que hasta hoy han sido 34 años de dulce vida. 

Mi debut surgió a los 5 meses de nacida, cuando Venezuela aún se encontraba en “pañales” en cuanto a conocimientos y educación respecto a nuestra condición. Por haber sido diagnosticada tan pequeñita tengo montones de historias que contarles pues he sido bebé con diabetes, niña con diabetes, adolescente, estudiante de escuela, liceo y universidad, trabajadora… En fin, un ser normal con diabetes.

Me llena de orgullo contarles que mi madre me enseñó a hacer de mi condición un elemento positivo que siempre ha estado a favor de mi crecimiento personal, mi salud y calidad de vida. Podría sonar algo extraño pero para mi, saber inyectar a otros y a mi misma, llevar una vida saludable (la que todos deberíamos llevar) además de no tener miedo a las agujas, siempre representó una ventaja con respecto a otras personas… y eso, era bueno. 

Recuerdo como me sentaba a enseñarle a los niños que vivían en mi edificio como se hacía una glucemia capilar; les mostraba como me inyectaba y les explicaba que no necesitaba comer dulces para ser una niña feliz. Muchas veces preguntaron: “…¿Te duele lo que haces?” y yo les respondía: “no. ¿Quieres probar?” jajajajajaja. Muchos, entre risas nerviosas decían que no pero algunos decían que sí y se dejaban pinchar el dedo para saber en cuanto estaba su nivel de glucosa. La curiosidad por mi diabetes, comenzaba a convertirse en curiosidad por saber como se encontraban ellos mismos y eso, también era bueno.

Debo acotar que mamá ¡me regañó!. Se puso furiosa cuando se enteró que yo pinchaba el dedo de todos los niños para enseñarlos a medirse. A mis 8 años entendí que mis artículos son personales y solo yo debo usarlos. Lección aprendida.

Fui una niña alegre y traviesa con todo lo que implica una infancia feliz: salir corriendo por las escaleras para ver quien llegaba primero; hacer “guerras” de bombas de agua en carnaval, jugar al escondite, metras, muñecas; y entre la normalidad de la vida y la especialidad de la diabetes, fui creciendo hasta convertirme en una mujer que ha hecho todo lo que hasta ahora se ha propuesto. 

Luego de 34 años de evolución de mi condición puedo decir con certeza que no tengo complicaciones. Esas complicaciones a las que todos tienen tanto miedo y por las cuales se considera a la diabetes como una especie de “monstruo” cuando llega a la vida de alguien. Todos deben saber que ese monstruo al que todos temen, tiene otra cara. La cara del buen control. 

¿Cuál es la clave para vivir con diabetes y seguir siendo una persona sana para el resto de la vida?. Disciplina. La disciplina no es sinónimo de rigidez. La disciplina implica seguir ciertos parámetros a los que necesitamos ajustarnos para que todo siga marchando a favor nuestro. Esa característica que ha envuelto mi vida prácticamente desde que nací es lo que ha hecho que hoy mi doctora diga “…tienes creatinina de bebé”. Y eso, queridos amigos, también es bueno. Es muy bueno. 

Después de haber probado todo lo que ha salido al mercado para el control de la diabetes; desde insulina de origen bovino, porcino, humano y análogos; tiras reactivas para medir glucosa en la orina, primeros glucómetros para medir glucemia capilar, todas las clases de jeringas; hoy me encuentro usando la bomba de insulina Omnipod. ¡Guao! cómo ha cambiado todo. Ahora es mucho mas fácil tener glucosas controladas pero lean bien, si no hay disciplina los avances tecnológicos no sirven de mucho. La disciplina es la clave de un buen control.

Gracias a Tharmy por compartir con nosotros su experiencia y por recordarnos una vez más que el buen control de la diabetes conduce a un futuro libre de complicaciones.

7 thoughts on “34 años con diabetes tipo 1, cero complicaciones… Una historia ejemplar

  1. Dorys

    Muchas gracias por tú experiencia de vida, era lo que buscaba leer desde hace 8 meses e el debut de mi hija quizas para derribar el mito, por decirlo así de que todo era malo y de que nada bueno traia la Diabetes,el autocontrol y enseñanza a mi hija han hecho que este bien y ahora podría decir que pasa muchísimo más tiempo Feliz.
    Gracias.

  2. Asun

    hola , Soy Juan y tengo 8 años.gracias por compartir esta bonita historia. Yo debuté el mes pasado y a los 3 días de salir del hospital entré en luna de miel. Mi páncreas está produciendo insulina!! Me gustaría que me contáseis vuestras experiencias con la luna de miel. Muchas gracias y besos para todos!!!

  3. Yoly Camilo

    Hola Tharmy! Tengo una nieta de con diabetes 1. Tu historia me da paz y confianza que ella va a estar bien. Vivo constantemente con esa espinita en mi alma….es algo q no puedo evitar. GAD, hasta la fecha, no ha tenido ninguna complicación desde su diagnóstico a los 5 años;creo que es por el constante cuido de de su Mami, que vive dedicada a ella! Me siento muy orgullosa de mi familia!
    Dime, estás casada? Tienes hijos?
    Mis mejores deseos que sigas con éxito toda tu vida!

  4. Claudia Acevedo Tena

    Siento un gran alivio conocerte, por que se que José Antonio( mi hijo)tiene expectativas altas!!! Gracias x compartir tu vida con nosotros que tenemos apenas tres meses con esta condición.

  5. Tharmy Chimaras

    Hola a amigos Dulces Guerreros, mamás, papás y hermanos (igual de dulces. Igual de guerreros), gracias por leer mi experiencia.

    Dorys: Me encanta que lo que has leido haya cambiado un poco el sentimiento que tenías con respecto a lo que nos trae la diabetes. Ella nos cambia la vida pero en nuestras manos está decidir si la cambia para bien o para mal. Hagamos de lo que recibimos “algo bueno”, “algo provechoso”, “algo positivo”.

    Asun: comentale a Juan que yo también pasé por luna de miel. Dile que aproveche ese elemento pero que no se decepcione si esa luna cede y debe aumentar las dosis de insulina más adelante. Que aproveche esto de forma positiva. Dile de mi parte: Haz ejercicios, alimentate bien, adquiere disciplina y organización. Los demás guerreros te necesitan.

    Yoly: te felicito!. Hablas muy hermoso de tu familia. Hazle saber siempre cuanto los quieres. Esa espinita de la cual hablas pienso que se debe a que nos “bombardean” con mensajes poco alentadores porque la experiencia con muchas personas ha sido otra. Esa espinita, conviertela en un recordatorio. Pon a tu hija en contacto con Mila para que tu nieta tenga buenas referencias y continúe siendo saludable. Mi matrimonio está en proyecto, pienso tener un hijo o dos más adelante.

    Claudia: Excelente! tener altas expectativas nos permiten alcanzar metas altas. Sin embargo, debemos plantearnos metas que tengamos posibilidades de cumplir para que no tengamos alguna decepción. Adelante!, arriba!… Siempre arriba y adelante.

    A mi también me encantó conocerlos. Ojalá tengamos la oportunidad de vernos (sino personalmente) vía chat.
    Un abrazo para todos.

  6. GINA BAZÁN

    Que emoción leer esta historia verídica y de gran ejemplo, es para seguir dando aportes en la educación y así todos los demás dulces 1 sigan su ejemplo. Lo que quiere decir que “SI SE PUEDE”.
    Mi hijo Diego cumplirá este 26 de octubre… 11 años como dulce 1, y se que al leer este ejemplo se llenará de orgullo de que hay muchos guerreros en todas partes que quieren seguir demostrando el poder de acción.

  7. Tharmy Chimaras

    Claro Gina!. Claro que si se puede. Cuéntale a Diego todo lo que ves por acá. Motívalo para que sea un portavoz de sus propias experiencias para que él también nos apoye en la aducación. Tu hijo cumple el mismo día que una amiga mía dulce guerrera que es ahora dueña de un restaurant acá en Caracas. Todos los días ofrece dos opciones de menú que son balanceados con proporciones adecuadas. Es dueña de un restaurant de comida sana que se llama Sabor & Arte ¿que tal? ¿ves que la diabetes trae cosas buenas?!;-)

Comments are closed.