3 cosas que NO podemos olvidar 

Entre las preguntas o situaciones que más frecuente leo en grupos de padres de niños con diabetes tipo 1, hay 3 de ellas que debemos entender y dominar, para lograr un mejor manejo de diabetes tipo 1.

→La cantidad de las dosis de insulina de tu hijo va cambiando de acuerdo a las necesidades  individuales de cada dulce guerrero – NUNCA olvides esto. En ocasiones vemos como algunos padres piensan que mientras más insulina requiera su hijo, peor va la diabetes. Nuestros niños crecen, y esto trae unos cambios físicos y hormonales. El tamaño de su ropa y calzado va aumentando, las cantidades de comida que consumen también aumentan, al igual que las dosis de insulina.

Además, la niñez y la adolescencia cubren fases de crecimiento y desarrollo puberal, donde vemos resistencia a la insulina. Durante este periodo de resistencia a la insulina, la necesidad diaria de insulina aumenta. Por otro lado, la obesidad es un problema creciente en niños y adolescentes, y la resistencia a la insulina también es frecuente en los niños con sobrepeso. Como vez, el manejo de la diabetes tipo 1 es muy individual y depende de muchos factores. Pero no podemos relacionar la cantidad diaria de insulina con mejor o peor manejo de la diabetes.

→Aunque uses bomba de insulina, SIEMPRE ten un plan B – es muy triste leer como hay familias que no saben que hacer ante una falla de la bomba de insulina. Platícalo con tu endo y trabájenlo juntos. Por ejemplo, siempre ten a la mano insulina y jeringa para administrar insulina cuando la bomba deje de trabajar correctamente. No te confíes, nunca sabemos cuando podemos tener problemas, y usualmente pasa durante la noche o fines de semana.

→Aprende a identificar patrones de hipoglucemia o hiperglucemia, y manéjalos con prontitud, para esto tenemos que aprender como trabaja la insulina en sus varios roles:

Basal – es la insulina de fondo, esa que el páncreas saludable produce en pequeñas cantidades durante todo el día para mantener nuestra glucosa en rango. Las personas con diabetes tipo 1 utilizan insulina de acción lenta o prolongada, diseñada parar imitar la producción de insulina natural del organismo entre las comidas y durante la noche, para ayudar a mantener el nivel de glucosa en sangre en rango. Estas pueden ser Lantus, Levemir o Toujeo. Cuando usamos bomba de insulina, la bomba tiene una programación de administración de cantidades pequeñas por hora. Si el patrón de hipo o hiper por ejemplo ocurre durante la noche o madrugada es posible que sea necesario un ajuste al basal.

Bolo – es la dosis que administramos al ingerir alimentos o para corregir la hiperglucemia. Esta dosificación depende de la sensibilidad a la insulina de cada persona y el ratio de carbohidratos a insulina. Si luego de las comidas la glucosa baja o sube demasiado, posiblemente se necesita un ajuste.

Aprender a hacer estos ajustes, teniendo claro entendimiento de las funciones del basal y el bolo, nos ayudará a tener un manejo proactivo de diabetes tipo 1.

No olvides, el manejo de diabetes tipo 1 debe ser uno dinámico!