2006, un año que quisiera no recordar

Cuanto desearía eliminar el año 2006 del calendario. Me encantaría dar vuelta atrás al tiempo y que Jaime fuera mi chiquito sin diabetes. Vivir sin tener que contar carbohidratos, enviar bolos o preocuparme por las hipoglicemias nocturnas. A eso le añadimos que ese mismo año Diego el segundo de nuestros chicos, fue diagnosticado con SVT (taquicardia supraventricular), el pequeño corazón de Diego tenía episodios en los que su corazón latía sobre 200 veces por minuto.

El diagnostico de Jaime fue en junio, para ese entonces ya veníamos tratando la condición de Diego. El cardiólogo que lo atendió nos dijo que era muy pequeño para hacer la cirugía necesaria y la opción que nos presento fue medicarlo. Luego de escuchar los riesgos de los medicamentos, optamos por no hacerlo. De una manera u otra muchas personas nos hablaban de un cardiólogo pediátrico que conocía muy bien la condición. Para hacer el cuento corto, finalmente en agosto del 2006 nos decidimos a llevarlo a Tampa donde se encontraba este doctor, nos dijo que sí debíamos hacer la cirugía, que sería a través de un cateterismo, muy sencilla y segura para Diego. El 25 de septiembre Diego fue intervenido; la operación, todo un éxito.

Ese año había llegado lleno de pruebas, las más difíciles para cualquier padre; las que se relacionan a la salud de nuestros hijos.

¡Gracias a Dios, el corazón de Diego esta perfecto! Solo nos resta esperar por la noticia de una cura a la diabetes tipo 1. Esa noticia llegará, en algún momento confio en que llegará. Cada vez los avances son más prometedores. Hasta entonces seguimos cuidando de nuestro chiquito, lo seguiremos educando y seguiremos nosotros controlando su condición.

Es difícil no quejarnos acerca de la diabetes, pero si estas leyendo este blog significa que TU has decidido educarte y cuidar de tu hijo lo mejor posible. Lo podemos lograr, necesitamos recordar que varía día tras día. Tendremos unos días mejores que otros, altas y bajas, pero no nos podemos rendir. Sentirás deseos de llorar, te sentirás frustrado y cuestionaras por qué sucedió. Cuando te sientas así, solo bastará con mirar a nuestro alrededor y veremos que hay muchas personas con situaciones mucho más difíciles que las nuestras. ¡Disfrutemos cada día, vivamos cada momento, atesora cada segundo!

2 thoughts on “2006, un año que quisiera no recordar

  1. MARI

    PON A TU NINO EN MANOS DEL MEJOR MEDICO: JESUS…YO LO HICE, Y GRACIAS A DIOS, MI HIJO DE 22 ANOS DE EDAD SOLO HA VISITADO EL HOSPITAL EN DOS OCASIONES, AMBAS A LOS 11 ANOS CUANDO DIAGNOSTICARON SU CONDICION DE DIABETES JUVENIL…YO DECIDI CREERLE A DIOS CIEGAMENTE, Y EL HA TOMADO CONTROL DE LA SALUD DE MI HIJO…EL ES FIEL CON SU INSULINA, DIARIAMENTE COMO TOMAR CUALQ ,MEDICAMENTO,Y HA APRENDIDO A CONOCER SU CUERPO…COME DE TODO, Y ES FELIZ…QUE MAS LE PUEDO PEDIR A LA VIDA???!!! Y AHI LES DEJO MI TESTIMONIO…PARA DIOS TODAS LAS COSAS SON POSIBLES…..SOLO HAY QUE CREER Y CONFIAR!!! DIOS TE BENDIGA!!!

Comments are closed.