10 datos que los maestros deben conocer acerca de la vida de mi hijo con diabetes tipo 1

Cuando nuestros dulces guerreros van a comenzar un nuevo curso escolar nos sentimos ansiosos, preocupados, y nos preguntamos si sus maestros estarán preparados para cuidar de ellos de manera adecuada. Es NUESTRA responsabilidad proveer los documentos médicos y suplidos necesarios, pero sobretodo, educación y apoyo al personal escolar.

Hoy les compartimos una serie de datos importantes que el personal escolar debe conocer acerca de la diabetes tipo 1 y su manejo.

Información básica:

Cuando se vive con diabetes tipo 1, el cuerpo no produce la insulina que necesita para convertir la glucosa (azúcar en sangre) en energía. Las personas con diabetes tipo 1 tienen que inyectarse insulina o utilizar una bomba de insulina para mantenerse con vida.

IMPORTANTE ENTENDER QUE:

La comida hace que la glucosa suba. 

El ejercicio y la actividad física pueden bajar la glucosa.

1. La bomba de insulina no es una cura

Vivir con diabetes es difícil y complejo, incluso cuando se utiliza una bomba de insulina. La glucosa varía todos los días y no hay tal cosa como “control” con diabetes tipo 1. Por favor, se paciente con mi hijo mientras maneja su glucosa, cuando está baja o alta.

NOTA: Las hipoglucemias deben ser atendidas con prontitud porque pueden ser muy peligrosas para el estudiante. 

2.  Para manejar la diabetes usamos algunos aparatos médicos que ayudan a mantener a mi hijo saludable y con vida

La bomba de insulina y/o el monitor continuo de glucosa pueden parecer un iPod o un teléfono móvil. Por favor, no se lo quite o prohiba su uso, ya que estaría poniendo la vida de mi hijo en peligro. Platica con nosotros los padres y establezcamos las reglas necesarias.

3. En ocasiones necesitará comer durante la clase

Es importante que mi hijo mantenga las tabletas de glucosa y las meriendas en su escritorio (o en sus bolsillos) en caso de emergencia. Si tiene una hipoglucemia (azúcar baja en sangre), caminar hasta la oficina de la enfermera, aun acompañado por otro estudiante, podría ser demasiado arriesgado sin antes consumir carbohidratos de acción rápida para subir el nivel de glucosa.

4. En ocasiones, es posible que mi hijo no se atreva o pueda comunicarse claramente

La salud y bienestar de mi hijo dependen de usted. Cuando su glucosa está baja o alta, es posible que no sea fácil concentrarse o comunicar como se siente. En estos casos es necesario atender su diabetes. Cuando la glucosa está muy alta o muy baja, el cerebro de mi hijo no trabaja adecuadamente.

5. Cuando la glucosa está baja, hay que atenderlo de manera INMEDIATA

También puede que mi hijo necesite de su ayuda. Por favor, dele una merienda y permítale chequearse la glucosa inmediatamente. No lo deje sólo o no lo envíe a la oficina de la enfermera sin un acompañante. Cuando la glucosa está baja, su cuerpo y su cerebro no estarán funcionando correctamente y se puede confundir en el camino o desmayarse en el pasillo. Puede que tampoco pueda terminar un examen o completar su trabajo hasta que la glucosa suba a un nivel seguro.

6. Cuando la glucosa está alta, puede que tenga que usar el baño con más frecuencia

Esto nunca va a cambiar, no importa la edad que tenga. Por favor, sea paciente cuando tenga que ir al baño en múltiples ocasiones durante el día escolar. Estas visitas al baño normalmente significa que la glucosa está alta y su cuerpo está reaccionando para eliminarla a través de la orina. Cuando la glucosa está alta, también necesita tomar más agua para ayudar a bajar el nivel.

7. Por favor, NO le diga diabético

La diabetes no define a mi hijo. Él tiene muchas otras cualidades que sí lo definen.

8. Si no está escuchando o siguiendo sus instrucciones correctamente, puede que sea necesario monitorear la glucosa 

No asuma que la falta de obediencia o de cooperación tiene que ver con un problema de actitud. Si usted nota que no está prestando atención o está actuando extrañamente, pídale discretamente que se mida su glucosa.

9. Gracias por ser paciente con las interrupciones durante la clase

Medir la glucosa varias veces al día, ajustar los niveles de insulina y tratar la glucosa baja o alta, puede ser agotador. Su comprensión y empatía durante estas interrupciones lo ayudará mientras está en la escuela y hará que no se sienta como una carga para usted o sus compañeros de clase.

10. Algunos días son como una montaña rusa de glucosas altas y bajas

Van a haber días con glucosas altas y bajas. Cuando esto suceda, puede que mi hijo no se sienta bien.

Sabemos que todo esto es mucha información y puede ser complejo, pero le agradecemos su paciencia y comprensión. Si tiene alguna duda no deje de comunicarse con nosotros.